Exceso de éxito

15
José Báez Guerrero
José Báez Guerrero

 

La salud del peso y el éxito de la política monetaria puede que hagan merecer a Héctor Valdez Albizu la distinción de considerarlo el mejor gobernador del Banco Central.

Difícilmente tanto éxito y poder, tan prolongados, no provoquen al menos un chin de vértigo. Quizás eso afectó al gobernador cuando atribuyó a un “efecto eco” la escasez de dólares. Valdez Albizu metafóricamente aludió al “efecto eco” musical, pues su idea no guarda relación con cómo definen el “efecto eco” Hendry y Morgan en “Los fundamentos del análisis econométrico”.

Dice Valdez que la percepción de escasez se acentúa porque los compradores colocan órdenes en más de un banco, creando la ilusión de una demanda mayor.

Pero ese comportamiento perfectamente racional es consecuencia de la escasez y no su causa.

Si los tesoreros o gerentes financieros encontraran satisfecha sus demandas, simplemente comprarían a quien ofrezca mejor tasa y punto, en vez de ponerse en “lista de espera”.

La economía siempre marcha mejor mientras menos excusas inventen: la carreta nunca va delante del buey.

-- publicidad --