Martes, 25 de junio, 2019 | 6:35 am

Estuvo 35 años preso por un crimen que no cometió

28_cartelera_30_1p01


Se llama Lawrence  McKinney y en octubre de 1977 estaba en su casa de Menphis con 22 años cuando se vio envuelto en una acusación injusta.

A una vecina suya, dos hombres la violaron salvajemente y ella después aseguró a la Policía que había sido él. 35 años después se demostró que era inocente y pidió un millón de dólares como indemnización  pero apenas le respondieron con 75 mil dólares.