Entidades privadas y personas cargan costo de cuidado de animales

Registro. En el país no existe registro de caninos ni gatos por parte de Salud Pública y los cabildos. Veterinaria. Dueños mascotas tienen que cubrir vacuna.

Al igual que perros, gatos , caballos y otros animales, aves como la cotorra de La Española son maltratadas al ser enjauladas.

SANTO DOMINGO.-Ante la ausencia de políticas, programas de concienciación y albergues a nivel oficial y de las alcaldías, que protejan a los animales, entidades privadas y personas amantes de caninos y gatos han tenido que asumir esta tarea “a capela” con sus recursos.

En el caso de las fundaciones, que acogen dichas especies hasta conseguirles un hogar definitivo que les garanticen protección, estas tienen que mendigar fondos para la inmunización o vacuna de estos, su nutrición e higiene.

Las mismas recogen de las calles y realizan la función que les corresponde a las autoridades.

Labor social

Ernesto Ríos mimando a su pitbull “Seven”, mascota favorita.

Yendy Hernández, quien rescata perros desde hace siete años y en 2016 creó la fundación Animales en vilo, hoy con 210 y 49 gatos, afirma que es muy cuesta arriba el manejo de los mismos, especialmente por la falta de veterinarias públicas a la hora de darles atención.

“Tenemos que valernos de favores, donaciones de particulares y otros nos regalan comida de perro como harina y sardinas, porque mantenerlos a base de purina o alimentos no secos se nos imposibilita”, comentó, tras precisar que tienen un consumo semanal de 300 libras de harina y 150 sardinas, ocho sacos de purina de 40 libras, aparte del uso de cloro, desinfectantes y champú.

Solo los cachorros requieren de vacunas cada 21 día durante un año, y asume el pago de 10 mil pesos de uno de dos solares en Los Alcarrizos para albergarlos. Lo peor para Yendy es el cuidado veterinario, por no contar con un centro público que le brinde el servicio gratuito de salud.

Compromisos similares asumen la Fundación mi mascota, Rescate Nefeltista, Rescued Bay Love y Guetto 2 Garden , entre otras dedicadas al cuido de animales.

Deploran servicio

En el caso de las personas que aman los perros, como Hiedy Paniagua, dueña de dos mascotas de la raza pitbull, y quien los considera sus dos “hijos caninos”, deplora el que no haya un lugar asequible donde vacunarlos y brindarles la adecuada atención, como tampoco existen planes de seguro que bajen los gastos

De manera especial les garantiza sus visitas al veterinario, comidas, horario de recreación en el parque y representan dos miembros de la familia y el hogar. “Si se les presenta algún síntoma, y notamos que no se sienten bien, salimos de inmediato al veterinario.

Este domingo, uno de ellos empezó a vomitar y esa emergencia nos costó RD$5 mil”, comentó.

Para Hiedy, en el país no existen programas de atención, salvo casos privados que se dedican a la noble tarea.

Empero, en muchos casos desisten por falta de recursos. Ve mucho maltrato en los animales y a su juicio ese comportamiento habla mal de la calidad de las personas.

Testimonios

Argumentos similares al anterior ofreció Pablo Medina, dueño de un shih tzu a quien bautizó como “Felipe”, la tenencia de este miembro de la casa le ocasiona un gran gasto por el cuidado a que lo somete regularmente.

“Nosotros tratamos a ‘Felipe’ como un miembro de la familia, la función de él es darnos cariño y siempre anda detrás de uno queriendo jugar”, narra con mucha emotividad.

Sin embargo, a la hora de referirse a la inversión, dice que es alta, porque a su cabellera se les hacen nudos que implican llevarlo con frecuencia a la veterinaria, porque les pueden provocar infecciones en la piel al despréndersele.

Tiene que pagar RD$2,200 para desparasitarlo cada cada tres meses, y cada diez días RD$400 para el baño, al margen de unos RD$1,400 de comida mensual, entre otros gastos y accesorios para mantenerlo atractivo.

Cuenta que independiente de los gastos que asumen con ‘Felipe’, aportan a fundaciones que se dedican a proteger los animales, alegando que los animales son seres vivos que sienten al igual que las personas y transmiten alegría y otros sentimientos.

Medina se queja, al igual que Rafael Dipré, con tres fila brasileños en una finca, de la ausencia de centros de atención por parte de Salud Pública que les garantice el debido cuidado a perros, gatos y otras especies.

Prevención es nula

Cuenta Dipré que trimestralmente gasta alrededor de RD$2,500 solo para desparasitación y aplicación de hierro para garantizarle un desarrollo normal a sus caninos.

“Aquí no existen programas regulares de vacunación, son muy impredecibles y hay que estar muy atento.

Solo cuando se presentan epidemias o casos de mordeduras y de rabia es que se realizan algunas jornadas”, añadió Dipré, quien mantiene sus tres ejemplares en una finca y asegura que en el país las autoridades no son preventivas, sino reactivas.

Faltan controles para el manejo de las mascotas

De acuerdo con Nelson García Marcano, biólogo, encargado de la División de Inspección de Vida Silvestre del Ministerio de Medio Ambiente, no existe aquí un registro por parte de Salud Pública y los cabildos que permita un manejo adecuado de las mascotas.

“Por ejemplo en Estados Unidos, existe una tarifa mínima que las personas pagan, se les entrega una medalla para su ejemplar con nombre del dueño y número, sí se pierde es fácil que el dueño lo localice en algún centro de rescate, si se pierde”, significó García Marcano.

Igual aseguró que vía ese mecanismo se detecta si el animal está vacunado, y evita que ante cualquier mordedura a personas se confirme la presencia de rabia .

-- publicidad --