Jueves, 21 de febrero, 2019 | 11:27 am

En los pleitos de peloteros…



El pleito, todavía al parecer inconcluso, en la Federación de Peloteros Profesionales, ha dejado un “amargo” sabor, porque ha quedado claro que el nuevo presidente fue una “imposición” de la Liga de Béisbol, la entidad fue siempre la que impuso sus representantes en el proceso comicial.

Erik Almonte era director de Operaciones; Valentín Contreras, asistente especial, y Winston Llenas, vicepresidente de la Liga, fueron los actores principales en el proceso electoral, en el que solo participó una plancha.

George Bell asumió la presidencia porque era vice de la directiva electa hasta 2020, por lo que Almonte y su séquito, ya juramentados como nuevo “manda más”, se alzó “con “el santo y la limosna”.

En todo momento se creyó que se arribaría a un consenso, sin embargo, la situación, aunque en apariencia “solucionada”, sigue en “veremos”, indefinida, aunque se pretenda dar la apariencia de que todo está en “orden”. y que no hay “vencidos ni vencedores”.

Pero como diría el filósofo de Elías Piña: “Ellos son blancos y se entienden”.

Un justo reconocimiento

“Los grandes, siempre serán grandes”, frase que podría ser de la autoría del receptor Yogui Berra, quien le buscaba el lado bueno a todo.

Hablando de grandeza, la cual cultivó dentro y fuera del ring, ayer su pueblo le rindió un justo homenaje a Muhammad Alí, al designar con su nombre el aeropuerto de Louisville, Kentucky.

Alí fue grande en el cuadrilátero, pero la mayor dimensión la logró en su radical defensa de los derechos civiles de los afroamericanos.

Varios años de cárcel y despojado del título, fue el resultado de una posición que mantuvo sin cambios hasta la hora de su muerte.

Publicidad