Martes, 16 de julio, 2019 | 1:16 am

El Valle, Enriquillo y Yuma con retrasos en cumplimiento derechos del niño, según estudio

derechos-ninos-1


SANTO DOMINGO.- El índice que mide el cumplimiento de los derechos de la niñez por parte del Estado este año se ubicó en el nivel medio mostrando una significativa mejoría en comparación con el año 2010, cuando se colocó en el nivel bajo de un rango de tres, alto, medio y bajo.

El mayor impacto positivo proviene de los indicadores de educación, ya que el nivel inicial alcanza el 50% de esta población y apenas el 1.7 abandona. El punto negativo que incide es la salud, asociado a los altos niveles de mortalidad infantil que prevalecen en el país, que son de 31 muertes por mil nacidos vivos y en la región El Valle se colocó en 37 por cada mil nacidos vivos, la cual es muy similar a la existente en países africanos con menor desarrollo institucional que República Dominicana.

Sin embargo al separar los datos por región, la provincia Santo Domingo registra más avance, pero otras como EnriquilloEl Valle y Yuma muestran retrasos importantes que atender y su índice atención es muy bajo.

Estos datos fueron presentados hoy por el Observatorio de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia en República Dominicana, en un acto protocolar en la Universidad Católica de Santo Domingo.

El consultor designado para presentar los datos, Nelson Medina refirió que los avances se concentran en la región Ozama donde se ubica la provincia Santo Domingo debido a que concentra la mayor capacidad institucional para velar por el bienestar y garantizar los derechos de los niños.

Ejemplificó que la región El Valle (San Juan de la Maguana) se ubica en unos niveles muy bajos con un índice de 0.161 en la población de 0 a 5 años, donde uno expresa un mejor cumplimiento. Enriquillo esta en 0.242 y Yuma en 0.283.

El informe resalta que estas regiones presentan el índice de calidad de vida más bajo de la nación y la pobreza alcanza al 67% de los hogares.

Indicadores

El estudios destaca que las vacunas pentavalentes solo alcanzan al 56% de la población menor de cinco años que es de 1,190,000, bajando a un 50.4% en la región Enriquillo.

También detalla, que los niños que comprenden las edades de 6 a 12 años que son 1,400,000, registran un importante avance en el cumplimiento de sus derechos, esto se debe esencialmente a las inversiones en educación, ya que la tasa neta de cobertura en el nivel primario es de un 92.9%, un 83% alcanza el 8vo grado y la tasa de deserción es solo de 2.3%. No obstante la tasa de mortalidad en este segmento es de seria preocupación, ya que alcanza los 35 por cada mil nacidos, subiendo a 50 en la región El Valle.

Finalmente para la población de entre 13 a 17 años que es de 910,000 destaca un alto nivel de adolescentes embarazadas que a nivel nacional es de 21.2%, empero en las regiones Valdesia y El Valle llega al 27.1% y a un alarmante 35.2% en la región de Enriquillo.

El informe significa que las riquezas de estos datos en la visibilidad de la inequidad existente entre las regiones. Y observa que aquellas con menor fortaleza institucional y capacidades locales débiles, presentan indicadores más deprimidos, lo que llama la atención acerca de focalizar políticas dirigidas a atender esta inequidad.

La miembro del consejo directivo de Observatorio de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia, Jatnna Tavárez, exhortó a que haya un nuevo empoderamiento de todos los actores involucrados para estos datos no se queden en el vació, sino que haya respuesta para un cambio urgente.

Para el 2006 la educación inicial en el país alcanzaba el 32% de la población menor de cinco años, mientras el quintil más pobre llegaba al 13%.