Domingo, 22 de septiembre, 2019 | 8:24 pm

El rose social, una vía para la empatía



Todo ser humano necesariamente requiere sostener de manera constante relaciones sociales con sus relacionados y no relacionados. Ya que todo movimiento que realiza una persona casi siempre se relaciona con una persona.

En todos los espacios en donde mujer y hombre realizan sus actividades tienen un rose social. En los ámbitos laborales, religiosos, políticos, gremiales, sindicales y las medicinales u otros : acudiendo a las citas, laboratorios, consultas y en las salas de esperas o recepciones.

Cada rose en estos lugares tiene un mensaje, una información, una noticia; agradable, novedosa y lamentable. El más contundente de todos, a nuestra consideración son los hospitalarios y funerarios. Aunque otros, pudiesen indican los tribunales (policía, fiscal, juez), la cárcel; todo un rose de lamentables noticias. Claro, con excepciones, como los Centros de Mediación de Conflictos o los templos religiosos. Los cumpleaños, los éxitos personales, familiares y de amistades.

Del rose social entre las personas se tiene muchas lecturas. Que tiene para quien lo sabe utilizarlo, muy buenos resultados. Si, el mismo permite iniciar una sana amistad y a la vez, de colaboración entre dos seres que no tienen lazos sanguíneos, pero que la empatía entre ambos, les permitió una vinculación de hermandad y fraternidad.

La empatía entre ambos seres habilitó una relación más que sanguínea, ya que la otra persona y ella, tienen tantos vínculos fraternos entre ellos, que la familiaridad que hoy existe entre hermanos, padres, tíos y sobrinos; les quedo pequeño.

Eso se debió a la empatía que ambas personas en breve y largo plazo, habilitaron entre ellos.

Desde Conflictos y Mediaciones hemos estado relatando en más de 6 años puntos y temas en relación a las bondades de los Mecanismos Adecuados de Solución Pacífica de Conflictos (MASPC), o mejor dicho, Métodos Alternativos de Solución de Disputas (MASD).

De esos métodos con 22 años de presencia en la Republica Dominicana, la solución pacífica de conflictos o disputas ha calado en diversos sectores de la sociedad dominicana, aunque a paso lento, pero estamos avanzando.

Entiendo que desde estos mecanismos se ha promovido otra cultura de difundir y de promover la empatía entre las personas. Las fases de la mediación por ejemplo, ayudan ver las relaciones familiares y vecinales con visiones diferentes. El contexto de la conversación y las conclusiones entre los seres en disputas, fortalecen esos lazos y por supuesto, la empatía humana.

Como docente universitario socializo con los estudiantes el trabajo en equipo, pero a la vez, la socialización de las ideas que regularmente traen confrontaciones, que como educador les explico que son normales entre grupos de personas. Ellos y ellas, empiezan un proceso lento para su compresión, pero en el transcurrir de las clases las van asimilando y comprendiendo.

De modo, que la empatía trae consigo riqueza, que en los comienzos no la comprendemos, pero que luego son trascendentales en los diversos contextos en los cuales desempeñamos rasos como seres sociales.

Publicidad