Sábado, 19 de octubre, 2019 | 6:54 pm

El poder de Irma se dejó sentir en Nagua y Samaná

Más de 80 familias en María Trinidad Sánchez y Samaná quedaron sin hogar

Decenas de viviendas del barrio Boba en Nagua recibieron los mayores embates del huracán Irma, las cuales fueron destruidas completamente por el fenómeno dejando sin hogar a sus propietarios entre ellos familias completas. Foto: Elieser Tapia/El Día.
Decenas de viviendas del barrio Boba en Nagua recibieron los mayores embates del huracán Irma, las cuales fueron destruidas completamente por el fenómeno dejando sin hogar a sus propietarios entre ellos familias completas. Foto: Elieser Tapia/El Día.


Nagua.-Llegar a al barrio y ver su casa totalmente derribada era lo último que tenía en su mente Altagracia Mercedes Santana. Pero precisamente fue la primera noticia que recibió cuando apenas despertaba la mañana de ayer.

Los vientos del potente huracán Irma habían tumbado la pequeña vivienda construida de madera y junto a esta también se desplomaron las casas de otros vecinos, quienes lo perdieron todo.

Ropas, camas, estufas, neveras, muebles y otros enseres del hogar son parte de los bienes materiales que tendrán que buscar en lo adelante los afectados, pero más que eso, un techo donde vivir.

“Gracias a Dios amanecimos en un albergue y no nos pasó nada, pero ahora no sé dónde voy a pasar los próximos días”, se lamentaba ayer Santana cuando los vientos del fenómeno atmosférico aún azotaban fuertemente el barrio Boba de la localidad de Nagua.

La mujer vivía en este sector, que se encuentra a escasos metros de la playa, con su hija y dos nietos de seis y cinco años de edad.

Al igual que ella se encuentran más de 80 familias de las provincias María Trinidad Sánchez y Samaná, a quienes Irma no les dejó más que el recuerdo del lugar donde han vivido por años.

Elizabeth Bencosme Álvarez es otra de las damnificadas por Irma cuya vivienda fue destruida.

Elizabeth Bencosme Álvarez es otra de las damnificadas por Irma cuya vivienda fue destruida.

“En Boba fueron derribadas por el mar cerca de 26 casas que estaban en la orilla de la playa. En esa zona evaluamos y hay unas 42 viviendas totalmente destruidas y otras 25 que están parcialmente.

Estamos hablando de 67 viviendas afectadas en total”, detalló Nápoles Jiminián, gobernador de María Trinidad Sánchez.

También en Samaná

En el caso de Samaná, solo en la localidad Loma Atravesada los vientos del fenómeno derrumbaron 16 viviendas. Otras tres del centro fueron tumbadas.

La furia de Irma en este litoral costero también se hizo sentir derribando de raíz decenas de árboles que bloquearon las vías de acceso a Samaná y Las Terrenas. Algunos de esos arbustos cayeron sobre viviendas provocando daños materiales considerables.

Por más de 13 horas el servicio energético fue sacado de operación, ya que en muchos puntos las redes eléctricas también fueron derribadas por las intensidad de los vientos.

Sector hotelero

A parte de tener que sacar los extranjeros que estaban hospedados en la zona costera, el sector turismo también recibió daños con afectaciones a instalaciones de restaurantes.

La Gobernación de la provincia María Trinidad Sánchez informó que las casas destruidas serán reparadas en los próximos días.

Evaluación

A partir de hoy las autoridades de la provincia María Trinidad Sánchez empezarán a pasar balance a los daños dejados por el huracán Irma en la agricultura.

Redes

El cableado eléctrico y postes fueron afectados por los fuertes vientos del fenómeno y la caída de árboles, lo que provocó la suspensión del servicio energético de forma parcial y total en diversos puntos.