El fracaso del PLD en educación

El modelo de gobierno peledeísta de casi veinte años ha sido un fracaso rotundo en casi todos los órdenes.

Una simple revisión a los principales problemas de la nación, encontrados por los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), se mantienen intactos o han empeorado.

Los gobiernos del PLD encontraron altos índices de desempleo, y veinte años después tenemos la misma situación. Apenas generan 100 mil empleos por año, con lo cual solo satisfacen la demanda generada cada año, según sus propios datos.

Si nos vamos al sector vivienda, los déficits en esa materia son cada vez mayores, generando grandes asentamientos en las grandes ciudades.

En cuanto al sector salud, el desastre no ha podido ser peor. La mejor muestra es el hacinamiento en los hospitales públicos, las quejas de pacientes y reclamos de los profesionales del sector.

Si hablamos de seguridad ciudadana, ahí es donde el PLD de verdad que no ha dado pie con bola. La delincuencia se ha comido a los gobiernos morados, todo el país está de ejemplo.

En materia de energía eléctrica, el fracaso ha sido total, lo que está pasando con Punta Catalina es una vergüenza y pudiera ser un expediente de corrupción.

La política migratoria de los veinte años de gobiernos peledeistas nos muestra un país invadido por inmigrantes ilegales haitianos y refugio de delincuentes internacionales.

De la producción nacional, ni hablar, a los gobiernos del PLD le corresponde la hazaña de echar por el suelo la producción nacional, prefiriendo las importaciones en perjuicio de nuestros productores y en favor de importadores, vinculados al Gobierno.

De educación ni hablar, el último informe PISA nos desnuda de cuerpo entero las administraciones peledeístas.

Nunca antes el sector educación había manejado tantos recursos, alrededor de 180 mil millones de pesos, pero han preferido invertirlos en construcción, donde podría haber otros expedientes.

El denominador común de estos fracasos ha sido la improvisación, la incapacidad y falta de planificación. Por eso, el modelo peledeísta, que afortunadamente concluye en 2020, se va sin haber resuelto uno solo de los problemas básicos de la nación.

El único problema resuelto fue salir ellos, la cúpula, de la pobreza. Por eso no hay un solo miembro del Comité Político pobre, todos son millonarios.

-- publicidad --