El despertar de la alcaldesa y la masacre juvenil - El Día Columnas

El despertar de la alcaldesa y la masacre juvenil

El despertar de la alcaldesa y la masacre juvenil

«El Ciudadano ha de ser ciudadano rebelde y crítico, no puede ser un ciudadano sumiso ni servil”, Pablo Castellano Cardalliague.

Desde hace meses hay una zozobra de fin de semana en la Ciudad Colonial: los motores eléctricos dispersos en las calles como hemorragias sin control.

Los presagios eran diario, transitando en vía contraria en calles estrecha y difíciles.

En más de una ocasión, hubo accidentes serios no publicados.

Algunos jóvenes mientras transitaban, a toda velocidad, sin cascos protectores exhibían con júbilo y locura una cerveza en botella, ni si quiera en vaso plástico, un reto a la muerte y al vacío.

El tema de los motorcitos eléctricos como hordas de acero en las calles coloniales, eran la comidilla y la preocupación de los residentes en la Ciudad Colonial.

Cuando había una acción policial ante menores muchos, había que despacharlo, la llamada Sectur antes politur estaba que se ponía la mano en la cabeza, intentó operativos persuasivos, pero nada valía.

Todo parecía misión imposible y los peatones llevando sus golpecitos en las aceras rotas, cuando uno de tos mozalbetes perdía el equilibrio y chocaba contra las paredes…

Luego de meses, señores, la alcaldesa ha despertado de su sueño de Bella Durmiente el pasado 23 de marzo ha puesto a circular una ordenanza, suspendiendo todo.

El primer párrafo de la ordenanza, insiste en que se va a normar para que estos chicos y chicas sigan en sus juegos y dice textualmente: «La Alcaldía del Distrito Nacional informa a la ciudadanía que se ha suspendido temporalmente el uso de patinetas y motocicletas eléctricas en la ciudad colonial hasta tanto sea realizada la reglamentación sobre el uso responsabilidades y consecuencias «…

Bien eso quiere decir que al reglamento y ley vigente para todos los otros vehículos el Ayuntamiento, siempre » innovando «, hará un reglamento especial sobre otro reglamento que ya existe. Es lo  que entiendo.

Pero no perderé tiempo en eso, lo que había que hacer ya se ha hecho y es positivo: evitar una masacre de adolescentes en la plena ciudad colonial, eso es lo más importante despertar del letargo inútil y comenzar a salvar vidas útiles y jóvenes, eso es lo fundamental.

Se salvó por días, yo había redactado una larga carta abierta a la alcaldesa, que tenía que aparecer en el suplemento Areito del sábado 27 de marzo, donde justamente le advertía el peligro de no tomar medidas drásticas para salvar vidas jóvenes…

La bella durmiente y sus asesores, hasta el momento daban la impresión de que la empresa era más importante que salvar vidas, con el comunicado demuestran que ahora se ponen a tono con el Vox Populi de la ciudad colonial, que pedía a gritos una solución.

La alcaldesa, comienza a darse cuenta que el poder, es siempre para hacer lo mejor, en especial si las vidas de nuestra juventud, están en inminente peligro: uffffffffffffffffffffffffff, respiramos…



Avatar

Carlos Francisco Elías