Domingo, 22 de septiembre, 2019 | 3:16 pm

El camino tortuoso del fútbol



El fútbol, si alguien no aporta pruebas en contrario, ha sido el deporte que a través de la Federación Internacional ha recibido la mayor inyección económica en los últimos 15 años, sin embargo, los resultados en eventos internacionales no han estado acorde con la inversión.

Durante los casi 20 años que Osiris Guzmán dirigió la federación, la FIFA aportó millones en dólares para su desarrollo.

Se creó una liga profesional con 10 equipos, todavía vigente, que estaba proyectada para dar un giro de 180 grados en pocos años.

Tras la salida abrupta de Guzmán por su supuesto vínculos con actos “non sancto”, se ha trabajado fuerte en lo organizativo, empero el rendimiento no ha sido el esperado.

La derrota que sufrió la selección en la lllamada Liga de Naciones, ante un pequeño archipiélago como Monserrat, con apenas 101 kilómetros cuadrados y unos 8,500 habitantes, deja mucho que desear.

Hoy en Santiago el equipo dominicano tendrá otra confrontación en busca de conseguir la clasificación a la denominada Copa de Oro 2021, ahora ante El Salvador, país netamente futbolero, por lo que las probabilidades de victoria, de acuerdo al historial de cada selección, son bastantes remotas,.

Solo un milagro, suceso que sucede cada cierto tiempo, evitaría el revés de los locales; sin embargo, hay que mantener las esperanzas, porque como dijo alguien “la esperanza es lo último que se pierde”. Amén.

La realidad es que el fútbol dominicano debe someterse a una revisión profunda por parte de sus autoridades, encabezadas por Manuel Luna, quien tiene la cabeza bien puesta para ejecutar los cambios. No por casualidad fue escogido por la FIFA para poner la casa en orden.

Hugo López Morrobel

Publicidad