Eficiencia legislativa

Eficiencia legislativa

Eficiencia legislativa

Frederich E. Bergés

Una de las condiciones indispensables para una economía funcione de manera óptima en una sociedad moderna es que la misma esté revistada de un cuerpo legislativo eficiente.

Este concepto conlleva la evaluación de la efectividad en términos de la atención de los asuntos atendidos en relación con los que les fueron convocados.

Desde hace un tiempo este no parece ser el caso en nuestro país. Una prueba es que el presidente Luis Abinader ha tenido que emitir el Decreto 3-23 convocando a las cámaras legislativas a sesionar en forma extraordinaria hasta el próximo 15 de febrero, visto importantes iniciativas que se han quedado sobre el tintero.

Y de manera sorprendente, el presidente de la Cámara de Diputados sale a Madrid junto a cientos de influenciadoras, empresarios, políticos y funcionarios públicos a la Fitur.

Otra prueba de esta ineficiencia, falta de consenso y disparidad de criterios se refleja en las controversias alrededor del proyecto de ley de Fideicomiso Público y el haberse perimido el proyecto de Eficiencia Energética, así como el de Contrataciones Públicas.

Estas piezas son consideradas necesarias para el desarrollo armonioso del país, lo cual por supuesto incluye su desenvolviendo económico.

El ejemplo final lo pone el proyecto de Creación del Instituto del Casabe, sobre el cual el senador por la provincia de Santiago Rodríguez, Antonio Marte, recién hizo un llamado para que la comisión correspondiente que lo tiene bajo estudio desde el 2020, se reúna para continuar sus trabajos. Lo último que requerimos es la duplicidad y sustitución del Ministerio de Agricultura, entidad responsable en la actualidad por la siembra de la yuca, o del Misterio de Industria y Comercio, de su industrialización.

Mas que crear nuevas entidades para asignarle valiosos recursos financieros, nombrar compañeritos o servir de plataforma política populista, la nación requiere de legislaciones diáfanas, efectivas, y de apoyo a su desarrollo. Las próximas elecciones del 2024 son el escenario perfecto para corregir la actual ineficiencia legislativa que está imponiendo un freno económico al país.



Frederich E. Berges