EDENORTE en Tamboril, no escucha

EDENORTE en Tamboril no escucha

EDENORTE en Tamboril no escucha

Alexis Rafael Peña.

En estos días estuve en mi sección preferida del municipio de Tamboril, Santiago; en donde el agua está haciendo ver la naturaleza como debe ser VERDE. Aunque EDENORTE le apaga la luz a personas vulnerables.

Disfrute mucho compartir con mis familiares y amistades. Todos son especiales.

Viví lo que nunca creía. Visite en Bocas de Licey a una familia de muy bajos ingresos, pero que además, de sus situaciones económicas, también son especiales, si como leen distinguidos lectores. Son dos personas adultos mayores, de 86 y 72 años.

El otro, un joven discapacitado mental. En cuyo caso se violaron las leyes de envejecientes y discapacidad.

Esas personas me contaron que no tenían energía eléctrica en su casa, indague cuál era su situación y al interesarme busque a sus familiares y vecinos para saber cuál era la realidad de esa familia especial.

Ocurre que no tenían los cables para acceder a la energía eléctrica, bueno busque la forma de proporcionarle lo citado. Pero qué sorpresa, al intentar hacer las conexiones de lugar en coordinación con EDENORTE, estos expresaron a la comisión que les visito que estos ciudadanos (ADULTOS MAYORES), tenían una deuda de uno 6 mil pesos. Valla perla distinguidos lectores.

Tras esa sorpresa, estos ciudadanos se marcharon sin esperanza para el señor de 86 años y la señora de 72.

Al ser enterado de lo ocurrido, me traslade a las oficinas de EDENORTE y converse con servicio al cliente, a la cual le explique con detalles sobre las situaciones de esas personas y que a las mismas le protegen dos leyes fundamentales: las de envejecientes y la de discapacidad. Aun así nos hicieron caso omiso.

El señor Porfirio (86 años) quedó en silencio, solo escuchaba lo que yo decía y las respuestas de la joven que nos atendía en servicio al cliente. Al ver la insistencia, esta fue a la encargada del área para explicarle la situación, sin embargo esta no dio respuestas a las necesidades del discapacitado mental y la de los adultos mayores. Qué barbaridad, señores lectores.

EDENORTE no nos escuchó. EDENORTE, solo estaba interesada en cobrar lo “adeudado” y la posibilidad de llegar a un acuerdo de pago. Yo pregunto, donde está la protección a esas personas vulnerables. Que organismo del Estado le dará respuestas a sus necesidades.

Cosas como esas no deberían ocurrir y en caso de suceder se les debería dar la respuesta respetando los derechos humanos.

A esas personas se les están violando sus derechos. Es posible que EDENORTE corrija esa situación, esperemos.



Avatar

Alexis Rafael Peña Céspedes

Periodista, abogado y mediador certificado.