Dispositivo puede ser opción para bajar los niveles tóxicos del humo

Dispositivo puede ser opción para bajar los niveles tóxicos del humo

Dispositivo puede ser opción  para bajar los niveles tóxicos del humo

SANTO DOMINGO.-El Día Mundial Sin Tabaco que se celebra hoy encuentra a la población Dominicana inmersa en un mar de adictos al cigarrillo y sus derivados.

En el país existen más de 800 mil adultos, y más de 11 mil menores de edad, que fuman diariamente, y se espera que la cantidad aumente.

Así lo aseguró Samuel Ramos, vicepresidente de la Fundación Dominicana de Obesidad y Prevención Cardiovascular, al notificar que casi 7,000 dominicanos mueren al año por consumir o inhalar el humo del tabaco, el cual expide miles de sustancias carcinógenas.

La Organización Mundial de Salud (OMS) registró que en 2010 había más de 1,100 millones de fumadores en el mundo y proyectó que para 2025 habrá más 1,159 millones.

La dimensión de estas cifras, explica Ramos, se debe a que la nicotina es considerada la droga más adictiva, lo que dificulta a la persona dejar el hábito.

Difícil de romper

El especialista puntualizó que la única vía segura para resguardar la salud es no consumir el tabaco.

Sin embargo, en el mundo hay más 35 millones de personas que intentan abandonarlo, pero desgraciadamente el 85% que trata recae, muchos en menos de una semana, según el Instituto Nacional sobre Abuso de Droga (NIH siglas en inglés), organización mundial que lucha contra la adicción.

Posibles opciones

Existen alternativas de cigarrillos con nicotina, que al no producir humo aseguran que son menos nocivos. Estos han llamado la atención de adultos que quiere seguir la práctica exponiéndose a menos daños.

Los artefactos que eliminan la combustión del tabaco son los cigarros electrónicos o los nombrados vaporizadores.
La multinacional tabacalera Philip Morris desarrolló una alternativa de cigarro que dicen promete reemplazar al convencional y aseguran reduce en un 95% los componentes dañinos emitidos o inhalados del humo por la quema del tabaco.

La empresa comunicó que han invertido más de seis mil millones de dólares en el desarrollo científico y tecnológico de opciones que reduzcan las enfermedades asociadas al tabaquismo. Una de esta es el IQOS, que no es considerado como un cigarrillo eléctronico, sino una fuente de calor recargable controlada de forma electrónica, que calienta con precisión una barra de tabaco especial a temperaturas menores de 400 grados Celsius.

Fue aprobado para la venta en Estados Unidos por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

Según la gerente de Asuntos Científicos de la tabacalera, Yocasta Gil, el cigarro común logra llegar a una temperatura de 800 grados Celsius, liberando con el humo miles de sustancias tóxicas.

Afirmó que la tecnología del IQOS impide que cada calada supere los 350 grados, reduciendo significativamente los riesgos a la salud.

Este límite de temperatura evita quemar el tabaco y por ende la producción de humo, que según estudios de la multinacional es el responsable de la mayoría de las enfermedades cancerígenas asociadas al consumo del tabaco.

La primicia

La República Dominicana es el primer país latinoamericano en contar con esta innovación, que fue lanzada el año pasado y forma parte de una iniciativa de la Philip Morris de “lograr un mundo sin humo”.

La funcionaria destacó que aunque no genera humo, porque elimina la combustión del tabaco, no está libre de riesgo.

Así mismo, indicó que va dirigido al público adulto que optó por seguir fumando o que no haya podido dejarlo, además, no se recomienda para personas que padezcan de alguna condición de salud o embarazadas.

Componentes

Gil explicó a EL DÍA que uno de los componentes que utiliza este dispositivo es el agua, la cual se evapora cuando la cuchilla interna de la fuente calienta el tabaco, produciendo un aerosol muy similar al del cigarro convencional.

Este vapor, prosigue la especialista, se disipa rápidamente y el olor no se adhiere a la ropa ni al cabello, tampoco produce humo de segunda mano, ni cenizas.

El tabaco que utiliza el dispositivo es natural.

Se pulveriza y enrolla en planchas con agua y glicerina, luego se comprime de modo que pueda adaptarse al equipo.

Objetivos del IQOS

Philip Morris se plantea migrar a todos los fumadores adultos a esta innovación, para que en un futuro no muy lejano IQOS reemplace el cigarrillo que hoy se conoce.

Elementos tóxicos

6000 Químicos se liberan.
De la quema del tabaco, entre ellos el alquitrán, monóxido de carbono y ársenico.



Johanna Matos

Johanna Matos

Noticias Relacionadas