¿Dime del 2023?

¿Dime del 2023?

Frederich E. Bergés

Superadas las festividades de la Navidad y el fin de año, el país retoma su ritmo habitual del caos continuo del tráfico, el reinicio de la escolaridad, el trabajo cotidiano y la resaca económica en los bolsillos a causa de los gastos extraordinarios incurridos a lo largo de las recientes festividades.

Por ello una de las preguntas más frecuentes recibidas es: dime del 2023, ¿qué podemos esperar en el escenario económico?

La primera respuesta la encontramos en el Presupuesto nacional para el presente año. El mismo asciende a unos RD$1.479 billones. Para simplificar la comprensión de su composición tenemos que, de cada 100 pesos por gastar, el 22.1 % corresponde a educación, el 20.3 % al servicio de la deuda, el 11.2 % a protección social y el 9.8 % a salud. El restante 36 % será dedicado a los gastos generales del gobierno, el sector electricidad y demás servicios e inversiones públicas.

Estas cifras se habrán de ejecutar en un esperado ambiente de continuo crecimiento económico de cerca del 5 % del producto interno bruto y con niveles de inflación controlados a pesar del cada vez más preocupante escenario internacional.

Está sobre el tapete si el Banco Central norteamericano (Reserva Federal) continuará con sus aumentos de tasas de interés y si acontece, cómo afectará nuestra economía, vía el costo y endurecimiento de su financiamiento. Así mismo, continúan las incertidumbres surgidas con el conflicto de Ucrania y sus repercusiones sobre los mercados de combustibles y granos.

Uno de los retos más importantes es el caso de la juventud, en la cual se registra que cerca de 800 mil persones entre los 15 y 24 años ni estudian ni trabajan, mejor conocidos como los ninis.

Este desafío tiene grandes repercusiones sobre una cada vez más creciente informalidad laboral (que representa la mayoría de la actividad económica), la criminalidad y la desesperanza que se habrá de reflejar en las venideras elecciones.

El año recién iniciado trae consigo buenas económicas, pero enormes retos en el campo de lo social y el escenario internacional. Sigamos atentos para con tiempo poder tomar cualquier correctivo para nuestros planes y presupuestos personales.

 



Frederich E. Berges

Noticias Relacionadas