Diez años de la Constitución

150
Nassef Perdomo Cordero

El domingo recién pasado se cumplieron diez años de la proclamación de la Constitución. Antecediendo a ese momento,hubo largos meses de discusiones públicas y debates que aún hoy continúan.

La intensidad de eseproceso se convirtió enel parteaguas dela historia reciente de la democracia dominicana.

No tanto por el resultado, que como proceso democrático tiene luces y sombras, sino porque, por primera vez en décadas, los dominicanos entendieron que las constituciones no son el regalo de sabios doctrinarios, sino producto de discusiones públicas.

Durantela primavera, el verano y el otoño de 2009, el debate ciudadano sobre la Constitución fue omnipresente. Es por ello que, pese a nuestra tradición autoritaria, el efecto de la reforma de 2010 escapó del control de sus promotores. Y es que su impacto supera al texto resultante.

De ser la gran desconocida, la Constitución pasó a constituirse en el apoyo de los reclamos de derechos. Aún mejor, enel espejo en el cual los ciudadanos han aprendido a mirarse.

No es casualidad que el activismo ciudadano haya crecido tanto desde entonces. Nuestra recién estrenada cultura constitucional no es el único factor, pero sí uno de los determinantes.

nYa nuestra referencia para buscar soluciones a conflictos no es la costumbre, ni las relaciones de poder puras y duras. Hoy entendemos que, aunque todavía no hayamos tenido la oportunidad de crearla nosotros, la Constitución sí es de todos y para todos.

Es difícil aquilatar la importancia de este avance. Más difícil aún será evitar que sus efectos se sigan expandiendo a todos los aspectos de nuestra vida social. Los dominicanos estamos asumiendo nuestros derechos y, además, estamos haciendo propio el mecanismo para garantizarlos.

-- publicidad --