Diagnóstico de cáncer de riñón va en aumento

Temprana. Detección de nuevos casos se debe a estudios de imágenes, permitiendo más opciones de tratamientos. Tipos. Hay varios, el más frecuente es el carcinoma de células renales.

154

SANTO DOMINGO.-El riñón, es un órgano vital que se encuentra en la parte posterior del abdomen, se encarga de eliminar desechos, el exceso de agua entre otros, formando la orina.

Además ayudan a controlar la presión sanguínea y la producción de los glóbulos rojos de la sangre.

De acuerdo a David Soriano, Cirujano-Urólogo, aunque el ser humano tiene dos riñones, puede vivir con un solo sin embargo, de los dos riñones no funcionar bien, tendría el paciente que hacerse diálisis periódicamente.

Al hablar sobre los casos, asegura que, el diagnóstico de cáncer de riñón ha ido en aumento, así como su detección temprana debido al uso de estudios de imágenes como sonografía, tomografía o resonancia magnética, permitiendo mayores opciones de tratamientos y que sean más conservadores.

Además de las imágenes, usamos análisis de sangre y orina.
En este sentido dijo que, en ocasiones puede indicarse una biopsia del riñón, si se tienen dudas en las imágenes, o el paciente tiene muchos riesgos de hacer cirugía y se plantea tratamiento conservador.

Incidencia
El especialista explica que el cáncer de riñón, es el sexto tipo de cáncer más frecuente en hombres, y el noveno en las mujeres y es más frecuente a partir de los 60 años y hay factores hereditarios que aumentan el riesgo como la enfermedad de von Hippel Lindau entre otros.

Agrega: “Hay varios tipos de cánceres, el más frecuente es el carcinoma de células renales. En niños una masa en un riñón es probable que sea un tumor de Wilms, que es el más asociado a trastornos genéticos. También Hay tumores benignos y malignos, pero son muy parecidos en imágenes y casi siempre los dos terminan con el mismo tratamiento”.

Terapias
El doctor explica que el tratamiento depende de la edad, el estado general del paciente, que tan extensivo este con relación a otros órganos del cuerpo, entre otros factores que deben ser discutidos entre médico-paciente.

Puede haber una etapa de observación en aquellos tumores de menos de 4 centímetros.

“El tratamiento es la cirugía, preferiblemente laparoscópica, donde, dependiendo del tamaño del tumor y su localización, se puede extraer solo el tumor preservando el riñón sano. Si hay que extirpar todo el riñón, posiblemente también se extraiga la glándula suprarrenal y ganglios linfáticos.

En ocasiones se pueden usar quimioterapia si el tumor no puede ser tratado con cirugía. Hay otras opciones conservadoras como crioterapia o radiofrecuencia en tumores pequeños y pacientes que no califiquen para la misma.

Después de la cirugía, la biopsia que se realiza nos ayuda a saber en qué etapa esta la enfermedad, si estaba dentro del riñón con la cirugía puede ser suficiente, si ha salido del riñón, podría ameritar quimioterapia”, sostuvo.

Seguimiento es vital
El doctor, quien forma parte del equipo multidisciplinario URUS, destaca que el manejo de estos pacientes es integral, debido a que, el seguimiento es un trabajo de equipo, donde deben intervenir varios especialistas como el urólogo, nefrólogo y oncólogo clínico, realizando estudios de laboratorio y de imágenes periódicamente.

Por ello, Soriano fue categórico al decir que “en casos de que haya sido una cirugía parcial, el seguimiento de estos pacientes es más cercano por el riesgo de que vuelva la enfermedad”.

-- publicidad --