“Día por día”

433

El jueves leí que Alemania asignó siete mil de millones de euros (equivalentes a más de 385,000 millones de pesos) para atender las necesidades de poco más de 600,000 inmigrantes, muchos de ellos ilegales o refugiados.

La noticia me llegó mientras pensaba cómo el efecto neto de las inmigraciones puede resultar positivo si se considera el aporte de la mano de obra barata.

Pero sean haitianos aquí o africanos en Europa, esa ganancia del PIB paradójicamente afecta malamente a los más pobres: bajan los salarios mínimos, suben los impuestos y el gasto público en subsidios o programas sociales se diluye pues toca a menos per cápita.

Aumenta la brecha socio-económica. Igualito que aquí, en Europa y países como Estados Unidos, el influjo de inmigrantes pobres, sin destrezas, desesperados e ilegales beneficia más que nada a una parte de los más ricos y a los políticos que pretenden aprovechar los miedos e ignorancia de los propios pobres para meter miedo con un falso nacionalismo.

Las soluciones debemos pensarlas fríamente.

-- publicidad --