Decir adiós

161
Lady Reyes
Lady Reyes, directora de Encuentros Interactivos.

Por lo general, al pensar en la palabra adiós, la asociamos con un sentimiento de pérdida, y esto, casi siempre, nos causa dolor, tristeza y hasta desaliento. Pocos nos detenemos a asimilar que un “adiós” puede ser el primer paso para un nuevo comienzo, un cambio o una transformación.

Un adiós puede darnos la oportunidad de ver más allá de nuestras narices, sacarnos de nuestra zona de confort y conformismo… permitiéndonos ver, con más claridad, nuestro abanico de oportunidades. Cerrar puertas y abrir otras.

Dar nuevos pasos y, si se quiere, escalar esas montañas que vemos muy altas en el firmamento.

En estas fechas no nos gusta decir adiós. Sin embargo, los finales de año son los ideales para pasar balance, evaluar el camino recorrido y las decisiones que hemos tomado y las que dejamos de tomar. Pasar revista.

Armarnos de valor y renovar votos con nosotros mismos, e identificar qué nos hace feliz y qué nos limita. Tirar el lastre para aprender a viajar ligero.

A unos cuantos días para decir adiós a 2019, tomemos un tiempo para hacer inventario al año que se marcha y hacer las listas de esas cosas con las que queremos llenar 2020. Esas que nos acompañarán y ayudarán a construir el futuro que queremos convertir en presente.

Y es en estos momentos, en los que no podemos limitarnos. Tiempo de soñar con los pies sobre la tierra. Tomar las decisiones fáciles y no temer a las difíciles.

Es tiempo de pensar en lo que hemos sido, somos y queremos ser y qué debemos hacer para lograrlo.

También es tiempo de recordar a las personas que han estado y dar gracias por lo vivido a su lado. Valorar las que están y decir adiós a las que ya cumplieron su tiempo a nuestro lado. Recordar que uno de los mejores regalos que podemos dar y recibir en Navidad es la honestidad… todo lo demás viene por añadidura.

-- publicidad --