Miércoles, 16 de octubre, 2019 | 12:58 am

De Trujillo al PLD



58 años después de la dictadura del sátrapa, la vida institucional del país continúa concentrada en grupos de poder que definen la repartición del presupuesto nacional  para sus intereses personales a través de empresas y consorcios,  creando grupos económicos y familiares para el control del estado.
Durante todos estos años de la llamada democracia, estos grupos son beneficiados con incentivos para sus empresas, concesiones y  exoneraciones, dando cabida a monopolios y oligopolios de todo tipo: bancas, sector salud, importación de vehículos, telecomunicaciones, construcción, sector eléctrico, zona franca, combustibles, industrias del ron , cervezas y cigarrillos, hotelería, universidades privadas  entre otros tantos.
En plena dictadura, el manejo del estado lo concentraba el dictador, cosa que es una de las características de todas las dictaduras, una sola familia, la de Trujillo, era la expresión de control de todo el país y sus instituciones. Hoy la centralización del poder político y económico lo encarna no solo el presidente de la república, también una veintena de familias representadas en el ámbito público y privado.
Están presentes en éstos organismos de control y decisión que van desde el poder legislativo, poder judicial, junta monetaria de los bancos del estado y privados, consejos directivos, asesores del poder ejecutivo, comités de fundaciones sin fines de lucro, patronatos, asociaciones, universidades y medios de comunicación.
En el curso de nuestra historia hacer un símil entre la dictadura de Trujillo y el régimen actual, es abordar una práctica  que cometía el dictador y que en estos momentos se mantiene pero con un matiz diferente, que mantienen en esencia el manejo de la vida institucional del estado.
Es un poder hegemónico que impone medidas, las altas, incluso la militarización del Congreso Nacional que es el primer poder del estado, esto en teoría. Porque en la práctica el que paga manda, y quien paga es el presidente de la república mediante el manejo del presupuesto Nacional.
jesus-diaz

Publicidad