Viernes, 15 de febrero, 2019 | 9:17 pm

De periodistas y otras cosas



Todo el mundo que escribe no es periodista. Todo el mundo que utiliza sus redes sociales para comunicar, no es periodista.

Puedo hacer una definición muy concreta de lo que para mí es ser periodista: persona que ha estudiado la carrera de periodismo, ciencias de la información, comunicación social, o como se quiera llamar, y trabaja o publica en un medio de comunicación de alcance masivo.

Muchos me dirán: pero las redes sociales llegan a todo el mundo, es verdad. Pero aquí entra lo que a los periodistas les diferencia a nivel profesional de los demás: son un vehículo de la información, no los protagonistas de la misma.

Recuerdo cómo me repetían en el aula hasta la saciedad la palabra imparcialidad, cómo aprendí que lo importante no era escribir bien, era elegir de qué hablar pensando en aquellos que te iban a leer.

Hay periodistas que escriben columnas, sí, yo soy un ejemplo, pero esto se llama opinión y es un género propio del periodismo, como lo es la crónica, que permite hacerlo más literario, pero repito, tiene que ubicarse dentro de un medio de comunicación masivo.

Después escriben y muy bien blogueros, ‘instagramer’ y demás definiciones de esta era digital, pero la gran mayoría no son profesionales del periodismo y comunican partiendo de ellos mismos como protagonistas de todo lo que dicen.

También es cierto que el periodista que no se recicla y aprende a comunicar utilizando las tecnologías de la información se queda fuera del juego.

Hay que evolucionar, pero también hay que respetar el trabajo de aquellos profesionales de bagaje en redacciones que luchan en esta avalancha de gente “comunicando” por hacer su trabajo de informar con veracidad, tesón e imparcialidad. Mi admiración y respeto con toques de nostalgia por ellos.

Publicidad