David Ortiz reaparece en Juego de Leyendas; exitoso montaje

Innovación. El evento cumplió las expectativas del público que asistió al play capìtalino. Atracciones. Estrellas de ayer y de hoy compartieron el escenario.

David Ortiz asistió al evento junto a niños que han sido beneficiados por su fundación con operaciones del corazón. Alberto calvo

SANTO DOMINGO.-La presencia de David Ortiz en el estadio Quisqueya coronó la celebración ayer del primer Juego de Leyendas organizado por la Federación Nacional de Peloteros Profesionales (Fenapepro).

En su primera visita al país desde que fue baleado el domingo 9 de junio, mientras compartía en el bar Dial de Santo Domingo Este, Ortiz fue la gran atracción de la tarde, a pesar de que no bateó ni lanzó.

Juan Marichal, Tony Peña y Osvaldo Virgil durante el evento.

El “Big Papi” fue presentado antes del partido de leyendas y luego de que habían pasado varias actividades con las personalidades presentes en el estadio Quisqueya Juan Marichal, copado a alrededor de un 70 por ciento de su capacidad.

Ortiz salió con una camisa colorida y el público lo respaldó con una ovación. Un cordón de seguridad cuidó al legendario bateador designado, quien caminó al montículo para dirigir unas palabras al público.

“Hola mi gente. Gracias por llevarme en sus oraciones. Un gran aplauso para ustedes mismos y gracias a todos”, fueron las primeras palabras de David, quien estuvo acompañado de niños beneficiados por su fundación.

“Yo pienso que Dios nos usa como instrumento para poder ayudar al prójimo, a esos niños que lo necesitan. Aquí ando con los niños de mi fundación, una gran parte de ellos, niños que los hemos operado de su corazón ya, que tienen una vida normal y eso es algo que me llena a mí de mucho regocijo y de mucho orgullo.

Que viva papá Dios y que viva República Dominicana», dijo Ortiz.

Montaje exitoso

El espectáculo montado por Fenapepro fue recibido con agrado por el público que comenzó a disfrutar desde la propia entrada al estadio. Una carpa de bateo, ambientación musical y ofertas gastronómicas diferentes a las habituales eran la antesala de una tarde relajada.

Los Tigres del Licey, representados por Juan Francisco y Jeyson Asencio ganaron el ‘derby’ de jonrones por equipos, venciendo en la final a la pareja de las Estrellas Orientales, Xavier Batista y Junior Lake.

Carlos Peguero, de los Gigantes del Cibao, tuvo la ronda individual más productiva con 10 jonrones. Luego vino una de peloteros de Grandes Ligas, activos y retirados, y figuras del arte que batearon con bolas de softbol.

El prospecto Wander Franco sobresalió con los batazos más largos y Aquiles Correa abanicó con intensidad. Pero fue la presencia de Manny Ramírez en el plato el momento cumbre de esta ronda. Juan marichal, Pedro Martínez y Osvaldo Virgil asistieron.

— Figuras presentes
Fernando Tatis Jr., Carlos Santana, Albert Mena, Francisco Cordero, Fernando Rodney, Franmil Reyes, Miguel Tejada, la estelar del equipo nacional de softbol femenino Giovanny Núñez y las Reinas del Caribe, entre otros.

-- publicidad --