Coronavirus: qué es la carga viral de los pacientes y por qué pone en peligro a los trabajadores sanitarios

1801
Los trabajadores de la salud sufren un riesgo mayor de contraer covid-19.

En la lucha contra el coronavirus los trabajadores sanitarios de todo el mundo están pagando un alto precio.

Miles han contraído la covid-19 y, entre ellos sigue aumentando el número de fallecidos.

A pesar del uso de trajes protectores y máscaras, doctores, enfermeras y otros trabajadores sanitarios parecen tender a infectarse más que la mayoría de las personas y, quizá, tienen más probabilidad de enfermarse de gravedad.

Carga viral

Gran parte de la explicación a esta pregunta reside, según los expertos, en la cantidad de virus al que el personal médico ha estado expuesto.

Una vez que el virus entra en el cuerpo, este invade las células y se replica a si mismo. Esas copias se van acumulando durante los días siguientes, por lo que el paciente tiene cada vez más virus en su interior.

Una mayor «carga viral» -como se conoce la concentración del virus- significa que la gravedad de cualquier enfermedad es probablemente mayor y que el paciente tiene más probabilidades de ser altamente contagioso.

Un grupo de médicos realizan una cesárea a una mujer que se sospecha es portadora del covid-19 en Wuhan (China)Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES
 Con frecuencia los médicos y enfermeras están expuestos a condiciones en las que podrían resultar infectados.

«Cuanto más virus haya dentro de mí, será más probable que yo te lo transmita a ti», explicó la profesora Wendy Barclay, del departamento de Enfermedades Infecciosas del Imperial College de Londres, en el programa Newsnight de la BBC.

Los médicos y enfermeras están con frecuencia en contacto muy cercano con gente que está altamente infectada y que carga mucho virus en el cuerpo, lo que significa que están expuestos a dosis muy altas de virus.

Un paciente que estaba siendo sometido a una operación en un hospital de Wuhan, en China, contagió a 14 trabajadores sanitarios antes incluso de que empezara a tener fiebre, de acuerdo con la Organización Mundial para la Salud (OMS).

«Tu sistema inmune, incluso si eres una persona saludable, tiene grandes dificultades para combatir todos esos virus. La cantidad de virus con el que resultas infectado muy probablemente determina el balance en esa batalla, en la guerra que se libra entre el virus y tu sistema inmunológico», señaló Barclay.

«Si contagias a animales experimentales con dosis distintas de virus, aquellos que resultan infectados con las dosis más elevadas son los que se van a sufrir la enfermedad con mayor gravedad», agregó.

line

Cómo el covid-19 entra en tu cuerpo

A body with animations of coronavirusDerechos de autor de la imagen GETTY IMAGES

Si una persona tiene el virus que causa la covid-19, también conocido como SARS-CoV-2, este puede alojarse en la parte superior de su tracto respiratorio, listo para ser compartido por la respiración o por la tos.

«Cada vez que respiramos o hablamos, expedimos en el aire gotitas que se originan en nuestra nariz y garganta», explicó Barclay.

Algunas de estas gotitas caen al piso y contaminan las superficies. Por eso se recomienda mantener la distancia social y lavarse las manos.

No está claro cuántas partículas tienen que entrar en el cuerpo de alguien antes de que se enferme.

«Con la influenza, que es un virus sobre el que sabemos bastante, pueden bastar con apenas tres partículas que logren entrar dentro del cuerpo de una persona para iniciar la infección. No conocemos ese número aún en el caso del SARS-CoV-2, pero podría ser muy pequeño», apuntó Barclay.

line

La arriesgada primera línea de batalla

Aún no se sabe con precisión cuánto podría afectar la repetida exposición al virus a la salud de los trabajadores sanitarios, que están en la primera línea de batalla contra este coronavirus.

Sin embargo, datos relativos a la epidemia del SARS ocurrida en 2002-2003 indican que un 21% de los contagiados fueron trabajadores sanitarios, de acuerdo con datos de la OMS.

Patrones similares han surgido entre aquellos que atienden a los pacientes con covid-19.

En Italia y España miles de trabajadores sanitarios han dado positivo por coronavirus.

Una trabajadora sanitaria en España.Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES
 En España, los trabajadores de la salud representan un estimado del 14% de los contagiados.

A inicios de marzo, las autoridades de China estimaban que unos 3.300 trabajadores sanitarios habían resultado contagiados.

Esto quiere decir que entre 4% y 12% de los casos confirmados de coronavirus corresponden a personal de salud.

Un director de una institución de salud británica le dijo a la BBC que hasta el 50% del personal hospitalario está de reposo médico en algunas áreas.

Y si las medidas de control de infecciones fallan, los hospitales se pueden convertir en un foco viral.

Algunos médicos le han dicho a la BBC cómo ellos han intentado dar de alta a los pacientes que no están afectados de covid-19 de forma prematura, para evitar que sean infectados.

Protección insuficiente

Este posible vínculo entre la exposición y el contagio es la razón por la cual en muchos países el personal de salud está molesto por la falta de acceso a equipamiento de protección individual (EPI) suficiente.

Personal médico en Zimbabue.Derechos de autor de la imagen REUTERS
 En Zimbabue, los trabajadores de la salud han realizado huelgas para protestar por la falta de suficiente equipamiento de protección.

En Francia, los médicos han tomado acciones legales en contra del gobierno por -según ellos- haber fallado al no incrementar la producción de mascarillas y, por tanto, ponerlos en peligro.

Médicos y enfermeras en Zimbabue han hecho huelgas para protestar por la falta de EPI en un momento en el cual ese país se encuentra en situación de emergencia para intentar detener la expansión del virus.

En Reino Unido, Neil Dickson, director ejecutivo de una organización de trabajadores sanitarios, afirma que la falta de EPI ha debilitado la confianza de los médicos y enfermeras.

Aunque el gobierno británico ha comenzado a usar al ejército para distribuir millones de cubrebocas entre el personal médico, Dickson cree que «tomará algún tiempo reconstruir esa confianza».

«El otro problema es que generalmente estos equipos se fabrican en Asia y China. Y para China, por tanto, asegurar el suministro en el largo plazo será un reto significativo», añade.

*La investigación para esta nota fue realizada por Deborah Cohen, corresponsal de Salud de Newsnight.

-- publicidad --