Copagos por consultas y estudios se disparan por cargo adicional equipos de bioseguridad

149
Un plan de bioseguridad será aplicado al ingresar.

SANTO DOMINGO.-El gasto de bolsillo de los pacientes que hasta el 2017 era del 45% del gasto corriente en salud equivalente al 6.1 del PIB (221,525 millones), se ha disparado con la pandemia del COVID-19, debido a que algunos centros de salud y de diagnósticos, cobran hasta RD$1,500 por equipos de bioseguridad y protocolos de higienización.

Tan solo en un día los centros facturan hasta 10 kits de protección a los afiliados a la Seguridad Social, variando estos en cantidad y precio, según el criterio del prestador, de acuerdo a quejas reportadas a la Dirección de Información y Defensa de los Afiliados a la Seguridad Social (DIDA).

Tanto el presidente de la Asociación de Administradoras de Riesgos de Salud (Adars), Juan Manuel Vargas, como la directora de la DIDA, Nélsida Marmolejos, no están de acuerdo que estos gastos sean pagados por el afiliado, pues exacerba su condición económica, que de por sí está lacerada por la pandemia.

En ese sentido, ambos solicitaron al Gobierno, a través de la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (Sisalril) que medie en el asunto y establezca regulaciones sobre el uso los kits de protección y lo que tiene o no que cobrar los centros a los afiliados.

De su lado, la titular de la DIDA, enfatizó que estos cobros deben ser cargados a las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS) como así corresponde por tratarse de material gastable.

Dijo que es entendible que los centros hayan adoptado medidas para evitar los contagios, empero deploró que sea el afiliado quien pague los gastos directamente.

Vargas consideró que el ministerio de Salud Pública debe formular un protocolo que rija los cargos que pueden hacer o no los centros médicos y de diagnósticos a los afiliados sobre el concepto, ya que a su juicio los gastos de higienización es parte del trabajo que tienen que hacer la empresa.

Recientemente Adars y los centros de salud públicos y privados llegaron a un acuerdo para añadir la cobertura de los equipos de protección personal (EPP) para el personal que atienden a los pacientes de COVID-19, sin embargo esta negociación no garantiza cobertura a los no infectados, quienes quedan desprotegidos ante los cobros de estos materiales.

Este convenio establece que a los prestadores privados se le pagará por este concepto, 1,200 pesos diarios por paciente atendido con coronavirus atendió por emergencia, RD$3,500 por interno en unidades de aislamientos y 4,500 pesos por cada ingresado en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Lo propio pactaron con unos 137 hospitales públicos habilitaron para COVID-19, donde erogan por paciente diariamente, 600 pesos por emergencia, RD$1,750 asilamiento y RD$2,250 UCI.

En cuanto a los centros de diagnósticos, Juan Manuel Vargas, afirmó que como ARS no les corresponden asumir estos gastos, a su entender, porque cada establecimiento es responsable de cubrir sus riesgos.

“Cada empresa debe asumir los gastos que deriven de los estudios y pruebas que realicen y si ese empleado tiene un problema, eso es un asunto laboral, no nuestro”, dijo que presidente de Adars.

Sin embargo, el presidente de la Asociación de Clínicas Privadas (Andeclip), Rafael Mena, dijo que están renegociando los montos de coberturas, ya que considera que no son suficientes, porque cada personal de salud, de cada turno requiere de insumos nuevos para atender los pacientes.

“Esos trajes son muy costosos y cada enfermera, médicos, laboratorista, el personal de limpieza hace uso de uno, porque hay que buscar la manera de solucionar esta situación, porque se ha convertido en un gasto elevado para los prestadores”, indicó.

Sobre esta renegociación, el presidente de Adars, ponderó que es necesario que se haga, en vista de que hoy en día los precios de los insumos de protección han bajado considerablemente. No obstante abogó para que se haga sobre la base de mecanismos de compras conjuntas o centralizadas para evitar especulación de precio.

“Las autoridades de centralizar las compras para garantizas que no se especule los precios por la pandemia, sino que todos nos enfoquemos en contribuir para que el paciente reciba la mejor atención y nadie se aproveche de circunstancias”, indicó Vargas, de Adars.

-- publicidad --