Lunes, 21 de octubre, 2019 | 3:06 pm

Convivencia en apartamentos se convierte en “pesadilla”

Discordia. Condóminos son llevados a la Justicia por incumplir reglas y normativas legales. Actualización. Hace falta un órgano que haga cumplir ley.

Mantenimiento de condominio abarca servicios que van desde seguridad, limpieza, remozamiento y pago de servicios; pero muchos no pagan.     Elieser Tapia
Mantenimiento de condominio abarca servicios que van desde seguridad, limpieza, remozamiento y pago de servicios; pero muchos no pagan. Elieser Tapia


SANTO DOMINGO.-La convivencia en los edificios de apartamentos o torres residenciales se ha convertido para muchos inquilinos en una pesadilla, debido a las constantes violaciones que comenten algunos de los que habitan en esos lugares.

Las quejan van desde alteraciones de los espacios comunes, apropiación de parqueos, filtraciones, falta de rendición de cuentas de las cuotas de mantenimiento y otros problemas.

Un ejemplo de eso lo vive Yanna Martínez (nombre ficticio), residente en un condominio próximo a la avenida Winston Churchill, quien en varias ocasiones se ha enfrentado con uno de sus vecinos porque este “se adueña de sus parqueos” y hasta construyó un aparta-estudio en el área común.

Dañando la visual de   edificios, gentes   secan ropas al exterior.

Dañando la visual de edificios, gentes secan ropas al exterior.

“Siento impotencia, esto es una zozobra de vida”, manifiesta Martínez a EL DÍA, mientras apretaba sus manos conteniendo la rabia.

La dama asegura que ese descontrol ha provocado que muchos de los propietarios vendan los apartamentos y se refugien en lugares más tranquilos.

Otra pesadilla vive Luz Castro, quien lleva 20 años viviendo en un condominio en el Distrito Nacional. Expresa que las filtraciones han sido su dolor de cabeza, ya que ha tenido que invertir más de 100 mil pesos en lo que va del año solo para corregir vicios de construcción.

Además, se queja de que los administradores del condominio no presentan un estado de cuentas de las cuotas que pagan de manera mensual.

Falta cumplimiento de ley

Las quejas de Martínez y Castro son un ejemplo de las múltiples violaciones o falta de cumplimiento de la Ley 50-38, que rige los condominios, la cual establece las reglas de convivencia y las sanciones aplicables a las personas que la incumplan.

Una de ellas es el pago de la cuotas de mantenimiento, por cuyo incumplimiento esta ley establece que se puede embargar el inmueble del que no paga. En el caso de la ciudad, los montos a pagar en los condominios o torres residenciales son establecidos por la asamblea de propietarios. Estas pueden oscilar entre los RD$6,000 y RD$20,000 para los condominios, y desde RD$ 30,000 hasta RD$ 80,000 al mes en las torres residenciales.

Las cuotas incluyen mantenimiento de áreas verdes, seguridad en los edificios, piscinas, gimnasios, gas propano común, planta eléctrica, recogida de basura y limpieza de los espacios compartidos.

También el mantenimiento de ascensores y helipuertos (en los edificios más exclusivos ).

La ley también indica que los propietarios de un apartamento no podrán hacer modificaciones que afecten la seguridad, la estética ni los servicios comunes del edificio. Además dice que la asamblea de propietarios puede frenar el disfrute indebido de un inmueble particular que afecte a los que residen en esos espacios.

La ley también indica que los condóminos no pueden hacer modificaciones ni alteraciones de las fachadas o estética de los edificios sin la aprobación de los propietarios o el consejo de propietarios.

En el caso de contrucciones antiguas, tampoco se pueden hacer reconstrucciones sin la aprobación de los cabildos. En caso de que lo haga, el Tribunal de Tierras puede conminarlo a volver a restaurar el inmueble a su estado inicial.

Diferencias culturales

Aunque existe esta ley, es muy débil, informó el presidente de la Asociación Dominicana de Condominios, Santiago Heríquez Urgan, quien reveló que cada mes se ventilan entre 10 y 15 casos de conflictos de condóminos en los tribunales.

“En la mayoría de las ocasiones termina en la Procuraduría de Mediación de Conflictos del Distrito Nacional o en el peor de los casos en asesinatos”, lamentó el abogado.

Pedro Martínez, presidente de la junta de vecinos del residencial Pradera Verde, añade que el mayor percance que se da es el atraso en la cuota de pago por mantenimiento, calificándolo como uno de los mayores desafíos que tienen los administradores y presidentes de juntas de vecinos.

“Aquí el 15 % de más de 2,000 residentes tiene atrasos de cinco meses en los pagos establecidos por la asamblea de condóminos”, dijo. Sustenta que aunque la ley lo ampara para iniciar un proceso judicial, no han procedido legalmente porque los procesos son “muy largos y tediosos”.

Adecuación de la ley
Los expertos en administración consideran necesario actualizar la ley para que se cree el colegio dominicano de administradores de condominios, entidad de mediación de conflictos.

—Régimen
Los ingenieros o constructores al momento de entregar los apartamentos dejan instituido el régimén de condominio.

—Valor inmobiliario
A los condominios que se les da el debido mantenimiento y cumplen con la ley de ese sector su valor puede aumentar hasta un 50 por ciento, asegura el ingeniero Pedro Martínez.