Congreso de EE.UU. abre oficinas fuera de Washington para investigar amenazas

Congreso de EE.UU. abre oficinas fuera de Washington para investigar amenazas

Congreso de EE.UU. abre oficinas fuera de Washington para investigar amenazas

Al menos dos semanas antes del asalto al Capitolio, los encargados de asegurar el edificio revisaron pistas sobre una posible invasión armada, pero una serie de fallos de comunicación e inteligencia evitaron que esa información llegara a los agentes desplegados allí.

Los Ángeles.- La Policía del Congreso de Estados Unidos abrirá dos oficinas en los estados de California y Florida para investigar amenazas contra congresistas, una decisión que llega como consecuencia del violento asalto al Capitolio el pasado 6 de enero.

Así lo anunció este martes la Policía del Capitolio de EE.UU. (USCP, en sus siglas en inglés) en un comunicado en el que aseguró que inaugurará más oficinas en otros estados en el “futuro cercano» para proteger a los diputados tanto a nivel local, como estatal y nacional.

De acuerdo a la USCP, las amenazas contra los miembros del Congreso han crecido en los últimos años y en lo que va de 2021 ya se han registrado el doble de incidencias comparado con el mismo periodo del año pasado.

Estas nuevas oficinas de investigación son resultado de los esfuerzos de la Policía del Capitolio para evitar que ocurra un suceso similar al vivido el pasado 6 de enero, cuando una turba de seguidores del expresidente Donald Trump (2017-2021) irrumpió en la sede del Congreso para impedir que se ratificara la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones de noviembre de 2020.

El asalto terminó con cinco muertos y más de un centenar de heridos, según datos oficiales.

La Policía del Congreso fue señalada como una de las grandes responsables de que el ataque sucediera, conjuntamente con el Pentágono y agencias de inteligencia estadounidenses, por una investigación bipartidista del Senado estadounidense que fue publicada a principios de junio.

Al menos dos semanas antes del asalto al Capitolio, los encargados de asegurar el edificio revisaron pistas sobre una posible invasión armada, pero una serie de fallos de comunicación e inteligencia evitaron que esa información llegara a los agentes desplegados allí.

El informe de los senadores, de más de cien páginas, achaca lo sucedido en concreto a graves errores de las agencias de inteligencia estadounidenses, el Pentágono y la Policía del Capitolio, además de a una falta de formación adecuada por parte de los agentes que protegían el Congreso.

La USCP ha tomado esta decisión unos días después de que la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes de EE.UU. lograse la semana pasada crear un comité para investigar este suceso, a pesar de la fuerte oposición republicana.

El objetivo de ese comité será esclarecer por qué ocurrió el asalto, quién es responsable y qué puede hacerse para evitar otro suceso similar.

El comité no tendrá una fecha límite para presentar sus hallazgos, de manera que podría acabar influyendo en las elecciones legislativas de noviembre de 2022.



Avatar

EFE

Noticias Relacionadas