¿Cómo detener la corrupción?

87
Hugo López Morrobel

La corrupción es una frase de la que los dominicanos ya estamos hasta el “cuello”, porque al parecer es un modismo en el que están envueltos todos los sectores de la sociedad.

Es muy raro que pase unos días sin que se produzcan denuncias y sometimientos por esa causa, razón por la cual, ya nadie se extraña.

Hay muchos tipos de corrupción, y la política es la más conocida, pero a eso ya no escapa el sector privado, donde se ha extendido como una plaga devastadora .

La corrupción política se refiere a los actos delitos cometidos por funcionarios y autoridades públicas que abusan de su poder e influencia al hacer un mal uso intencional de los recursos financieros y humanos a los que tienen acceso, anticipando sus intereses personales o de sus allegados, para conseguir una ventaja ilegítima generalmente de forma secreta y privada.

Los dominicanos todavía estamos pagando los “huevos rotos” por la corrupción privada, generada por individuos que desangraron el país.

Pero en todos los deportes, la corrupción se ha convertido en una rutina, en organismos que nadie imaginó que existiera en una magnitud desconcertante.

El último gran escándalo, se descubrió ayer en la Federación Internacional de Atletismo.

Se determinó que el expresidente de la federación, Lamine Diack y a su hijo fueron acusados de cobrar más de 3.8 millones de dólares para encubrir los dopajes de atletas, en especial procedentes de Rusia, así como lavado de dinero, entre otros delitos. ¿Hasta donde llegaremos?

-- publicidad --