Martes, 23 de julio, 2019 | 11:15 pm

¡Camacho devuélvase!



Algo tiene, aunque no en la sesera, el maestro Radhamés Camacho. ¿Le pusieron Radhamés por Trujillo o sus padres oían ópera? Su currículum blasona haberse hecho psicólogo en la UASD en 1985, “graduado con honores”.

Si por maestrías y “méritos” fuera, Camacho da para rector de la Sorbona. Si el juicio lo basáramos en destrezas financieras, fácilmente nos lo quita el Banco Mundial, que anda buscando jefe, pues deslumbra que un sindicalista malo –porque los maestros ni la educación pública nada le agradecen— llegue a orgulloso multimillonario, según su declaración patrimonial. Cuidado con mentarle la pobrísima cueva en Pedernales de donde salió.

Su ADP y el PLD lo hicieron diputado y consiguió presidir esa cámara. Tantos estudios, experiencia y tigueraje, empero, no han logrado borrar de su esencia esa terrible tara que es la ignorancia cultural del misógino bruto. Ayer dijo: “La JCE es sinónimo de las mujeres que por más que usted le dé nunca alcanza”.

¿Opinión de experto? ¿Carece de ombligo como los batracios? ¿Cómo progresamos? ¡Ofrezca disculpas diputado!

Publicidad