Viernes, 24 de mayo, 2019 | 8:52 am

Blas Peralta no logró completar trama para eliminar evidencias

El coronel retirado Rafael Herrera Peña era su jefe de seguridad desde hace varios años

6_Nacionales_15_01,p01


Santo Domingo.-En la gestión del exjefe de la Policía Nacional (PN) Bernardo Santana Páez le fue asignada al transportista Blas Peralta el arma de fuego que supuestamente utilizó para asesinar al exrector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) Mateo Aquino Febrillet.

El actual jefe policial, mayor general Nelson Peguero Paredes, dijo que desconoce los motivos por los cuales le fue cargada un arma al transportista.

“No estamos ocultando nada, ni vamos a ocultar nada”, señaló Peguero Paredes, tras informar que investigan los pormenores sobre la realidad del caso. Además, aclaró que el coronel Rafael Herrera Peña, implicado en el hecho, está retirado de la institución.

Anunció que realizarán una depuración de los civiles que han sido beneficiados con el permiso para portar un arma de fuego.

Trama fallida

El encargado del Departamento de Homicidio de la Fiscalía, Kelvin Colón, acusa de asociación de malhechores, asesinato y porte ilegal de arma a Peralta y sus cómplices, entre ellos el excoronel Herrera Peña, Geraldo Féliz Batista Mena y Franklin Venega.

Entre las pruebas que tiene la Fiscalía del Distrito Nacional contra los imputados está la transcripción de varios mensajes entre el excoronel de la Policía Herrera Peña con Blas Peralta, en los cuales conversaron sobre cómo ocultar las pruebas para evadir la persecución judicial.

En la conversación ambos intercambian ideas para “adulterar el arma” involucrada en el homicidio y en cómo “resolver to”.

Entre las posibilidades para lograr su objetivo trataron la necesidad de tirar los celulares al mar y de encontrar una pistola para “cambiarle el cañón” al arma con la que se dio muerte a Aquino Febrillet.

Además, durante la conversación el oficial retirado le sugiere a Peralta no entregarse de inmediato a las autoridades.
“Si pudiéramos encontrar una pistola de camino para cambiarle el cañón, en la Policía hay muchas pistolas de esas eh”, dice el fragmento de uno de los mensajes que fueron revelados por las autoridades.

Otra de las pruebas contra los imputados es la certificación de la experticia balística realizada a los casquillos recolectados en la escena del crimen y al proyectil extraído del cuerpo del exrector, la cual coincide con el arma asignada a Blas Peralta.

Detalles del hecho

Las autoridades sostienen que Peralta, quien aspiraba a diputado por San Cristóbal, cometió el asesinato tras una discusión en el restaurante El Lago por un conflicto político con Eduard Montás, aspirante a la misma posición.

Luego del altercado el acusado persiguió por varios minutos el vehículo en que viajaban Aquino Febrillet, el chofer Joel Soriano Ramírez, la secretaria Rosa Mañaná Ramírez y Eduard Montás .

La fiscal del Distrito Nacional, Yeny Berenice Reynoso, dijo que en este caso “hay pruebas de distintas naturalezas, como testimoniales, interceptaciones telefónicas, inteligencia electrónica, forense, así como balísticas y audiovisuales”.

Relación con excoronel

El coronel retirado de la Policía Rafael Herrera Peña, quien también está acusado de la muerte de Mateo Aquino Febrillet, se constituyó durante los últimos años como uno de los principales hombres de confianza de Blas Peralta, presidente de la Federación Nacional de Transporte Dominicano, quien es el principal sospechoso del crimen.

La cercanía era tanta que Herrera Peña se desempeñaba como jefe de seguridad de Fenatrado, que es la principal organización del transporte de carga.

El alto oficial fungía como una especie de asesor en los temas relacionados con seguridad y en la conexión de Fenatrado con la institución del orden.

En mayo de 2005 se informó la cancelación del oficial.

Agentes de seguridad vigilan a Fenatrado

Con Blas Peralta detenido por el asesinato del exrector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo Mateo Aquino Febrillet, los organismos de seguridad e inteligencia del país siguen de cerca a la Federación Nacional de Transporte Dominicano (Fenatrado) ante la amenaza para el orden público que representa este sindicato.

Desde el pasado sábado ha sido dispuesta especial vigilancia ante la referida organización para prevenir y responder a cualquier alteración del orden público.

Desde las primeras horas de ayer varios agentes policiales, entre ellos miembros de operaciones especiales de la Policía Nacional permanecen apostados en la sede de Fenatrado, ubicada en el kilómetro 19 de la autopista Duarte.