Barrios celebraban la “libertad” tras medidas del Gobierno, según sociólogos

82

SANTO DOMINGO.- La conducta exhibida por algunos ciudadanos, anoche, en sectores de la capital y algunas provincias del país fue calificada por sociólogos y antropólogos como la celebración de la libertad producto de las medidas implementadas por el Gobierno para evitar el contagio de Coronavirus.

En las redes sociales los videos de celebración por la tan anhelada “libertad” que deseaban algunos ciudadanos, eran virales y junto con ellos las imágenes de pleitos y lanzamientos de botellas pusieron de manifiesto el comportamiento de una población que permaneció confinada en sus hogares por tres meses.

Con respecto a ello el sociólogo Celedonio Jiménez manifestó a EL DIA que el comportamiento reflejado expresa una conducta emocional en el sentido de que la población estuvo un largo periodo de confinación bastante firme y ahora se ha quitado el toque de queda y “abren las compuertas” y la gente de manera emotiva reacciona a eso.

“También esa conducta viene a manifestar, esta conducta, una indisciplina que hemos estado mirando a lo largo de todo el proceso que han expresado determinados sectores, no toda la población, pero si determinados sectores”, dijo.

Para el experto el comportamiento expresado anoche por la sociedad refleja bajo niveles de conciencia sobre la gravedad de la situación y lo que significa romper con el distanciamiento físico evidenciando que no hay conciencia plena.

Indicó que no es necesario plantear que la situación de debe a un factor socio económico, ya que la conducta de anoche es diferente a que las personas salgan durante el día para resolver los problemas económicos, sino que reflejan problemas de indisciplina y comportamiento irracional de las personas.

Otro factor que pudo influir de igual manera fueron los caravaneos o recorridos realizados ayer por los distintos partidos políticos en distintas zonas del país y que propiciaron el despliegue de cientos de seguidores.

En ese sentido Celedonio Jiménez califico a esos recorridos como un componente que incidió sobremanera en el desbordamiento de una buena parte de la población.
Al mismo tiempo entiende que la Junta Central Electoral debió legislar para establecer el debido distanciamiento social y supervisarlos.

“Ahora para las elecciones del 5 de julio la Junta Central Electoral dice que garantizará ese distanciamiento, lo proclama, pero no habla sobre las medidas completas a través de las cuales se va a garantizar y eso es lo que se espera”, enfatizó.

De su lado el también sociólogo Antinoe Fiallo indicó que no es una sorpresa para los expertos en la materia el comportamiento asumido por algunos dominicanos durante la pandemia y con la eliminación del toque de queda, ya que en la forma en la que muchos dominicanos deben manejarse en la manera de manifestar su necesidad de celebración y de sentirse hacer lo que ellos quieren hacer, sobre todo en la manera en que se ha ido construyendo las principales ciudades de la sociedad dominicana donde hay una alta concentración de población, ya que en cualquier cuadra donde residen personas pueden vivir entre 2000 y 2500.

Es interesante estudiar como las personas quieren expresar su gozo en un intercambio personal sentados jugando dominó, en un colmadón tomando cerveza o en lugares de comida rápida.

“Todo ese espacio que se han ido construyendo en las ciudades están produciendo esas situaciones”, dijo.

Para Fiallo el caravaneo político se ha convertido en un instrumento de hacer clientela y pronunciar discursos en lenguaje callejero para los políticos poder engañar a las personas en su propio lenguaje.

Mientras que la antropóloga Thaira Vargas entiende que la situación era de esperarse, ya que luego de tener medidas de no circulación en las noches y eliminarlas era algo que iba a pasar. Dicha situación se debe a que según la experta la fiesta es parte fundamental de la vida del pueblo dominicano “la gente necesita escuchar música todos los días, compartir con familiares y aquellos con los que tienen relaciones primarias todos los días, en los barrios no importa el día están escuchando música, compartiendo juntos y es el comportamiento habitual de nosotros”.

Indicó que ese comportamiento habitual en los dominicanos se vio afectado con el toque de queda y se dieron muchas medidas represivas a quienes buscaban reunirse siempre y con la eliminación del toque de queda la gente lo celebró, celebró la “libertad” o de lo que ellos entienden como libertad.

Vargas afirmó que aun para mucha gente no existe una conciencia clara de la magnitud del Covid-19, de la infección y si no lo sienten y no lo viven de manera cercana con familiares o personas que contraigan el virus, que enfermen o fallezcan no lo comprenderán como tal, como ocurre con otras enfermedades infectocontagiosas.

“Las medidas del toque de queda fueron tomadas como represivas no como medidas de prevención a las condiciones de salud y la respuesta fue la celebración”, enfatizó.

Para la antropóloga el hecho de los recorridos políticos ayer no fue un factor de influencia, debido que la celebración es parte de la cultura y las campañas políticas se han reportado como tal, por eso el dominicano no necesita tener bares ni discotecas abiertas porque ellos mismos arman su fiesta.

-- publicidad --