Barbados y la ruptura colonial

Barbados y la ruptura colonial

Barbados y la ruptura colonial

Daris Javier Cuevas

En su libro de Cristóbal Colon a Fidel Castro:  el Caribe frontera imperial, Juan Bosch especifica que Barbados fue colonizada desde principios del siglo XVII por Inglaterra, a la cual convirtió en una de sus primeras colonias de esclavos, originarios de África, poco habitada, lo cual facilitó el control soberano.

Desde el momento que Inglaterra colonizó a Barbados, en ese territorio del caribe insular se instaló una monarquía Constitucional por más de 400 años cuyas órdenes dependieron del reinado británico.   

Para Bosch, las islas del Caribe eran estratégicas desde el punto de vista geopolítico y para servir de plataforma para incrementar las riquezas de los imperios, pues en el momento que esto perdería importancia, entonces, lo único relevante de estas colonias era el interés geoeconómico. Por tales razones, Juan Bosch llegó a la conclusión de que: “el caribe está entre los lugares de la tierra que han sido destinados por su posición geográfica y su naturaleza privilegiada para ser fronteras de dos o más imperios”.

Es a partir de esas sesudas reflexiones que Bosch planteaba que: “la historia del caribe es la historia de las luchas de los imperios contra los pueblos de la región para arrebatarles sus ricas tierras”. Bajo ese enfoque se puede entender mejor los grandes enfrentamientos imperiales en el Caribe, por siglos, cuya finalidad fue siempre preservar los espacios conquistados y su incidencia en la zona.

Para el economista y profesor de historia de la economía mundial, en las Universidades de Harvard, Columbia y California, David S, Landes, el caribe representó una fuente inagotable de riquezas, colonización y expansión de la esclavitud por parte de los imperios. Los planteamientos del economista Landes están plasmado en su libro la riqueza y la pobreza de las naciones, donde acepta que a partir de su lectura del libro de Juan Bosch fue que pudo entender mucho mejor los retrasos socioeconómicos del caribe, cuya responsabilidad recae sobre los imperios que colonizaron estas islas.

La colonización de Inglaterra que predominó sobre Barbados abarcó hasta mediado del siglo XX, esto es, hasta 1966 cuando desde las entrañas de esa isla iniciaron las gestiones firmes para que el 30 de noviembre de ese año se alcanzara la independencia del imperio británico. Sin embargo, 55 años después, 30 de noviembre del 2021, es que Inglaterra formalmente otorga el real decreto que concede la independencia total que la convierte en una Republica parlamentaria con soberanía libre.

Ya barbado tiene el derecho de elegir a sus autoridades y su presidente, lo cual la desvincula política y constitucionalmente de las estructuras institucionales de Inglaterra y de su reinado. Se trata de un país que tiene su soberanía monetaria desde 1972 con el dólar de barbados, lo cual le ha permitido ejecutar política monetaria propia y que a partir de la independencia total pasa a diseñar su política fiscal sin intervención foránea, así como establecer relaciones diplomáticas más desahogadas.

Aunque la República de Barbados tiene una economía que se dinamiza en un territorio de 439 km² y una población de 287.371 habitantes/consumidores y 11 condados o ciudades, incluyendo su capital Bridgetown, esta es uno de los destinos turísticos más atractivos de la región, siendo este el principal soporte de la economía del país. En adición, están los recursos naturales explotable como el gas natural, petróleo, la pesca, ganado vacuno, zanahoria, azúcar, tomates, producción de papel, textiles y los servicios financieros sustentados en los paraísos fiscales.

A pesar de que Barbados es un país pequeño, su economía, ocupando la posición 159 por su tamaño del PIB, puede ser estratégica para la región de América latina y el caribe, la cual será más relevante en la medida que esta pueda desarrollar una efectiva política diplomática promoviendo la cercanía y fortalecimiento de su integración regional. En el ranking mundial de percepción de la corrupción ese país se ubica en el lugar 64 y un índice de desarrollo humano en la posición 58, en ambos casos es algo ventajoso que puede intercambiar experiencia a nivel regional.

¡Así que, en hora buena es digno de celebrar la creación de la nueva República de Barbados y la ruptura colonial!



Daris Javier Cuevas

Daris Javier Cuevas

Economista-Abogado Máster y Doctorado en economía Catedrático de la UASD

Noticias Relacionadas