Domingo, 20 de octubre, 2019 | 1:48 am

Bacterias en márgenes de ríos se vuelven resistentes a medicamentos

Fondos. El estudio durará dos años e implica inversión de RD$1.7 millones. Objetivo. Pretende reducir impacto y riesgos en la zona.

Fruto de las constantes descargas, prosperan algas y putrefacción que llega al mar.
Fruto de las constantes descargas, prosperan algas y putrefacción que llega al mar.


SANTO DOMINGO.-Las bacterias infecciosas fruto de la contaminación en las márgenes de los ríos Ozama e Isabela, que afectan a residentes del lugar y que se han hecho ya resistentes al uso de antibióticos para combatirlas, serán estudiadas por un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico del Santo Domingo (Intec).

Con ese propósito, los especialistas han hecho visitas exploratorias y confirmado que muchos de los moradores pobres del entorno asisten a los centros hospitalarios y los bactericidas que les indican no son específicos para las afecciones que padecen.

Los residentes se bañan en los afluentes contaminados. EXTERNA

Los residentes se bañan en los afluentes contaminados. EXTERNA

“Muchas de las personas de esa zona, que son económicamente imposibilitadas, asisten a los hospitales y lo que les recetan son medicamentos bactericidas de amplio espectro, que no son específicos para las bacterias que ellos tienen, entonces continuamente están en ese ciclo de enfermedad”, explicó Omar Paíno Perdomo, uno de los investigadores que participan en el proyecto.

Sin embargo, esas personas reciben el medicamento y creen que se sanaron, pero lo que sienten es un efecto “bacteriostático”, que al parecer retiene las secuelas y la bacteria vuelve y les aflora.

En el levantamiento para el estudio se han detectado puntos críticos donde hay descargas de desechos sólidos e industriales, como además de mataderos de animales y otros que favorecen la proliferación de bacterias.

Particularidades

—1— Resistencia

De este tipo antibióticos es un problema clínico, de salud, ambiental, humana, animal y seguridad alimentaria.
—2— Área de estudio
Abarcará una superficie de 2,847.15 kilómetros cuadrados.