SANTO DOMINGO.- A los viajeros procedentes de las comunidades asiáticas afectadas por el coronavirus y que presenten síntomas de influenza, se les dará un seguimiento de cerca para medir su evolución, aunque la prueba sea negativa o resulte con la infección de H1N1.

Esta medida surge debido a la agresividad con que muta el coronavirus, el cual no es fácilmente detectable durante el proceso de incubación.

Así lo afirmó el ministro de Salud Pública, Rafael Sánchez Cárdenas, durante una reunión que sostuvo hoy con el embajador Chino, Zhan Run, para tratar el abordaje a los casos sospechosos de coronavirus que procedan de las comunidades afectadas en la nación asiática.

La estrategia surge a raíz de un caso que se presentó ayer, el cual evidenció síntomas similares y con antecedentes de viaje a Japón, dónde han surgido varios casos.

«Se le dará seguimiento al hotel dónde se hospedará y se realizará intervenciones de vigilancia en el mismo, para evitar concentración de la infección», afirmó el ministro de salud.

-- publicidad --