Anwar Ibrahim es el nuevo primer ministro de Malasia

Anwar Ibrahim es el nuevo primer ministro de Malasia

Anwar Ibrahim es el nuevo primer ministro de Malasia

Kuala Lumpur.-El rey de Malasia, Abdullah de Pahang, nombró ayer al candidato opositor Anwar Ibrahim nuevo primer ministro del país, después de que su coalición consiguiera el mayor número de votos en las elecciones del pasado sábado, aunque no lograra obtener la mayoría absoluta, abriendo un periodo de negociaciones.

Anwar, que lleva años aspirando al cargo y ha pasado casi una década en prisión acusado de sodomía, un delito en el conservador país de mayoría musulmana, será investido a las 17 horas, según un comunicado divulgado ayer por la oficina del monarca.

La decisión del rey
El rey dio a conocer su decisión tras reunirse esta mañana para discutir la situación política con el resto de sultanes de Malasia, que se turnan en el trono cada cinco años.

Aunque el monarca no suele intervenir tan directamente en política, encargado tradicionalmente de preservar la religión en Malasia, el ajustado resultado de las elecciones del sábado -las más reñidas de la historia del país- propició la participación del rey para poner fin a una crisis política de más de dos años.

“Tras tomar en consideración la opinión de los líderes, su majestad ha acordado nombrar a Anwar Ibrahim como décimo primer ministro (de Malasia)”, reza el comunicado real.

El recuento final de los votos dejó a Pakatan Harapan (PH), liderado por Anwar, y a la conservadora coalición Perikatan Nasional (PN) con 82 y 73 escaños, respectivamente, lejos de los 112 que se necesitan para la mayoría absoluta.

Mientras, la formación del actual primer ministro, Barisan Nasional (BN), Ismail Sabri Yaakob, sufrió una derrota histórica con apenas 30 asientos.

En principio, Anwar podría liderar un gobierno de unidad con participación tanto de PN, que tiene en sus filas a grupos a favor de expandir la ley islámica o sharia, y con la Organización Nacional de los Malayos Unidos (UMNO), al frente de BN.

Fin de una era
Estas elecciones marcan el fin de una era política en Malasia, gobernada hasta 2018 por UMNO, formación caída en desgracia por los escándalos de corrupción en su seno, retratados en el multimillonario desfalco del fondo 1Malaysia Development Berhad (1MDB), que ha puesto al exprimer ministro Najib Razak entre rejas.

Anwar estuvo cerca de asumir el liderazgo del país después de que PH ganara las elecciones de 2018, pues había acordado con el entonces primer ministro, el nonagenario Mahathir Mohamad, relevarle, si bien la dimisión de este en 2020 abrió un periodo de crisis política que se espera concluya con su nombramiento.

Perfil del premier
El eterno candidato a primer ministro de Malasia, Anwar Ibrahim, cumplió ayer finalmente su sueño tras un camino sinuoso- de las cuatro décadas que lleva dedicado a la política, ha pasado cerca de una en prisión, acusado en varias ocasiones de sodomía, un delito en la nación de mayoría musulmana.

Anwar, un intelectual musulmán de perfil reformista, será el décimo primer ministro de la historia de Malasia (independizado de Reino Unido en 1957), según anunció hoy el monarca Abdullah de Pahang, poniendo fin a unos días de intensas negociaciones para formar gobierno, después de que ningún partido lograra mayoría absoluta en las elecciones del sábado.

La coalición, Pakatan Harapan (Pacto de la Esperanza) ganó en unos comicios históricos, al ser los primeros en los que la Organización Nacional de los Malayos Unidos (UMNO) era derrotada, con el nonagenario Mahathir Mohamad -padrino y después “verdugo” de Anwar- al frente.

Aunque Mahathir prometió ceder el testigo a Anwar al tiempo, la dimisión en 2020 del que era primer ministro por segunda vez (lo fue entre 1981 y 2003) truncó los planes, y colocó de nuevo al político en la casilla de salida. Ahora, dos años después, Anwar logra finalmente el objetivo gracias a un complicado encaje de bolillos- en principio, formará un gobierno de unidad junto a su némesis, UMNO, y más partidos, tras el déficit de escaños de su coalición (82) en las elecciones para alcanzar la mayoría absoluta (112).

El ambiente político doméstico fue clave para que Anwar participara en la fundación del Movimiento de las Juventudes Islámicas de Malasia (ABIM) en 1971, dirigiendo las protestas estudiantiles de 1974, por las que fue detenido y estuvo preso durante 22 meses, tiempo en el que cursó un máster de literatura.

En 1982, un año después de que Mahathir accediera al poder, Anwar se unió a UMNO, y, entre 1983 y 1987, dirigió varios ministerios (Cultura, Deportes y Juventud, Agricultura y Educación), hasta llegar a Finanzas, en 1991, cartera que compartiría después con el cargo de viceprimer ministro.

Planes de gobierno

— Habitantes
Malasia tiene un 69% de población malaya, un 23% china y un 7% india. El nuevo ministro tendrá que demostrar como prometió, combatirá la corrupción y la inflación.



EFE

Noticias Relacionadas