7 Lecciones de Sócrates

7 Lecciones de Sócrates

7 Lecciones de Sócrates

Altagracia Suriel

Los grandes hombres de la historia de la filosofía siempre tienen algo que decirnos y por eso son inmortales. Sócrates es uno de esos sabios que cuando se revisa su pensamiento surgen preguntas y reflexiones pertinentes para la vida personal y la ética pública.

De un hombre que vivió y murió de forma extraordinaria podemos aprender a ser coherentes, a confrontar ideas, a dialogar para buscar lo mejor, a ser buenos ciudadanos, a entender la política como virtud, a comprender que la democracia no puede ser demagogia y a comunicarnos de forma ética.

1. Ser coherentes:
Sócrates es un modelo de persona coherente. Vivió lo que teorizó. Por eso su mensaje fue tan impactante entre sus discípulos. A Sócrates, le deben su origen la Academia de Platón, el Liceo de Aristóteles, el estoicismo y otros grandes movimientos filosóficos que han dejado huellas en la historia.

2. Confrontar ideas:
La dialéctica de Sócrates nos invita a confrontar ideas y analizar lo que es mejor para la sociedad huyendo del relativismo que, en su exaltación de lo “conveniente”, glorifica el narcisismo y el desprecio de lo moral y lo bueno para todos.

3. Dialogar para encontrar las mejores soluciones:
De la mayéutica de Sócrates, aprendemos, desde las preguntas y el diálogo, a buscar solución a los problemas desde la participación reflexiva y la construcción común.

4. Ser buen ciudadano:
El ejemplo de vida de Sócrates nos enseña que el buen ciudadano hoy, al igual que en las polis de la Atenas de su tiempo, sigue siendo aquel que defiende y cuida su ciudad, el que respeta las leyes y ejerce un cargo público con pulcritud y honestidad.

5. La democracia no puede ser demagogia:
Sócrates nos advierte del peligro que representan para la sociedad los demagogos y embaucadores que con su retórica perversa únicamente persiguen poder para ellos mismos y sus intereses egoístas.
6. Comunicar desde la verdad, la bondad y la utilidad:
Sócrates nos invita a comunicarnos evitando la mentira, la vacuencia y el daño a otros, comunicando solo lo cierto, lo bueno y lo útil.

7. Vivir la política como camino para la virtud:
Sócrates también nos recuerda que la política no es argucia, engaño y desfachatez sino que es el camino para la virtud concretada en la justicia y el bien para el pueblo.



Altagracia Suriel

Noticias Relacionadas