24 Horas: despedir palero mayor: Trump

61

La idea que se me ocurre, para despedir este Leviatán insólito, es buscarle un símil criollo de lo más abyecto que la historia dominicana recuerde: los Paleros de Balá.

En la sociología política dominicana, aplicada a la vieja transición, inacabada aún, el palero era un personero esbirro trujillista sin Trujillo, asesino y abusador de clase totalmente marginal.

El palero fue diseñado para atacar a las nuevas fuerzas políticas emergentes, las que hacían espacio y proyecto para la destrujillización, casi nunca lograda a plenitud…

Su misión era clara: promover la anarquía al máximo para imponer su visión de desorden como añoranza al régimen antiguo, en el caso de Trump el 6 de enero como jefe palero operativo desde la misma Casa Blanca, el objetivo era impedir la titulación estatal de Joe Biden.

Ese día, que todavía sigue produciendo grandes titulares en la medida que surgen nuevos videos, Donald Trump era presidente de los Estados Unidos de América y al mismo tiempo el Palero Mayor haciendo honor al señor Balá, aquel jefe de los paleros de las escorias trujillistas lanzadas  a las calles dominicanas, para meter miedo y terror a sus oponentes políticos.

En este contraste lo que vale la pena destacar es que mientras Donald Trump es aún presidente de los estados unidos, apenas le quedan dos días, y millonario en banca rota, Balá era un simple mecánico de barrio, qué podrían   tener los dos en común, salvando época, distancia y clase social, tal vez el humano sentido de la maldad con objetivos inconfesables, en ese sentido Trump y Balá están homologados.

Desde sus mensajes de virulencia absoluta, creando un caos de fanáticos enardecidos que luego al día de hoy, ha sido imposible frenar, ello explica la actual alerta general de amenaza terrorista doméstica en el Distrito Columbia cuyo protocolo de seguridad está ahora mismo en estado de alerta máximo…

Como Balá en 1961, Donald Trump miraba en la televisión su cosecha de muerte y disolución, admirando » sus patriotas «, cuya retórica de racismo, muerte y violencia aún retumba en el capitolio de Washington, la situación pudo ser peor, mucho peor, pero una muerte, solo una muerte es de tomar en consideración, no es cuestión selectiva o numérica…

En estos momentos, mientras este texto se elabora el palero mayor, Donald Trump convierte la Casa Blanca en una guarida de corsarios y bucaneros, vende como en el mercado de tahúres, los perdones presidenciales a precios razonables, se maneja como en un bazar, no importa el crimen que se haya cometido, si se tiene dinero para comprar el perdón: el palero mayor se lo vende, esta de ganga, apenas tiene 48 horas oficiales para hacer el » negocio «…

Faltan 48 horas para que el palero mayor abandone el poder, una fuerza militar considerable vigila la capital política y diplomática de los Estadios Unidos de América, no es Chile, no es Honduras, aquella visión del Washington verde olivo en plena toma de posesión, resulta alucinante: la salida de Trump palero mayor del poder, deja como legado una imagen bananera de esa ciudad, como solo Donald Trump pudo hacerlo, como una heredad trágica, como también lo hacía su predecesor dominicano, Balá,  en aquel Santo Domingo de la vieja transición del 1961. (CFE)

NOTA AL CIERRE:

A casi menos de 24 horas para despedir al palero mayor, Donald Trump, los servicios de seguridad norteamericanos, identifican a los ultraderechistas de QAnon , tratando de copiar el uniforme militar de la Guardia nacional que protege Washington, para tratar de infiltrarse y originar desordenes toma de posesión de Joe Biden, presidente electo.

Los arrestos vinculados con los hechos sangrientos del 6 de enero, siguen creciendo: legado legítimo de Donald Trump…

-- publicidad --