Lunes, 15 de octubre, 2018 | 9:13 am

Vertedero de Duquesa: una “zona franca” de la que dependen cientos de personas en Los Casabes

Reciclaje. ‘Buzos’ y comercializadores de objetos obtienen de la basura el dinero para sustentar a sus familias. Preocupación. Mucha gente de la comunidad se opone a su cierre o traslado.

En Duquesa la entrada de desechos es 24 horas; muchos  de los buzos   también  amanecen trabajando.  Alberto calvo.
En Duquesa la entrada de desechos es 24 horas; muchos de los buzos también amanecen trabajando. Alberto calvo.


SANTO DOMINGO.-¿Cree que es basura todo lo que tiramos al zafacón? La respuesta es no, porque muchas de las cosas que botamos como basura resulta ser el sustento de otros que se levantan cada día a buscarse el moro en la multiplicidad de cosas que puede ofrecer la ‘zona franca’ en que ha sido convertido el vertedero de Duquesa.

A diario, cientos de hombres y mujeres, de los que reconocemos como “buzos”, salen a navegar a la profundidad del maloliente mar de desechos, que a simple vista es para muchos solo el depósito donde van cada día los desperdicios de más de dos millones de habitantes, pero no es así para los que desde hace años vieron en eso una oportunidad de sustentar a sus familias.

Duquesa, con una extensión de 127,810 metros cuadrados, recibe cada día entre 3,900 y cuatro mil toneladas de desperdicios provenientes de los municipios y distritos municipales de Santo Domingo. En el año 2006 solo recibía 800 toneladas.info-duquesaLos “buzos”

La existencia de ‘buzos’ en un vertedero implica que hay un mal manejo y esto se debe a las condiciones de miseria y desempleo social, de acuerdo al ambientalista Luis Carvajal.

Considera que ese esquema debe ser superado con el diseño de un relleno sanitario que permita un mejor manejo en la clasificación de los desechos y generar una mejor economía con más capacidad de absorber mano de obra por otras vías, diferentes a lo que sucede con los tradicionales “buzos”.

Para conocer un poco más de Duquesa ingresamos a su interior para saber detalladamente cómo es el día a día de los “buzos” que, de acuerdo a la administración, alrededor del 95 por ciento es haitiano.

Nuestra primera aliada fue una mujer cuyo nombre no pudimos obtener, quien se dedica a recoger ropas. Narró que llega a las nueve de la mañana y comienza su faena de “buceo” entre la basura que llega, y al final de la jornada, entre cinco y seis de la tarde, ya tiene un paquete de ropa, la que se lleva a la casa, la lava y luego sale a venderla.

Cada vez que sale a vender se gana entre 500 y 1,200 pesos. Realiza el proceso en varias etapas, el lunes va al vertedero a buscar ropas, el martes las lava y las acondiciona, miércoles sale a vender, y regresa el sábado a Duquesa, (jueves y viernes son para descansar).

Pero no todas las mercancías que recogen se puede sacar. Los que ‘bucean’ metales, plásticos, cartón y madera, tienen que venderlos a grandes compradores que luego los revenden al por mayor.

Estos “buzos” se pueden embolsillar hasta tres mil pesos en un día, dependiendo del valor de los objetos que encuentren.

Entorno e ingresos

Gran parte de las personas de la comunidad Los Casabes se mantienen del vertedero, por eso lo consideran como la mayor fuente de trabajo que tienen.

Cuestionados sobre si están de acuerdo con el cierre o el traslado del vertedero, gente del entorno opina que esa medida provocaría un notable incremento de la delincuencia en la comunidad, además de que la convertiría en un lugar muerto, porque es la única fuente de ingresos.

“Yo no estoy de acuerdo con que lo cierren, porque mucha gente va a sufrir, daría pena, y quienes apoyan que lo cierren es porque no se mantienen del vertedero”, expresó Margot Cristina Guzmán.

Mientras que Junior Martínez, un comercializador de metales, narra con preocupación que si cierran Duquesa él y decenas de personas que se mantienen del mismo no tendrán de qué vivir.

Desde hace veinte años Junior compra metales a los ‘buzos’ y con esa actividad mantiene a sus tres hijos.

Tecnificación

Pasos para la construcción de un relleno
—1— Conversión
Medio Ambiente dispuso el cierre de siete vertederos para convertirlos en rellenos.
—2— Terminación
El cierre técnico debe iniciar en un plazo de seis meses y terminar en cinco años.