Leptospirosis, una enfermedad de mucho potencial epidémico

Los seres humanos la adquieren por contacto directo con la orina de animales infectados

26/12/2016 ELDIA_LUNES_261216_ Vida & Estilos23





Es común ver tras recurrentes lluvias o desastres naturales la aparición y casos frecuentes de enfermedades e infecciones que parecen expandirse a zonas o regiones.

Esto se debe a múltiples factores asociados con las aguas posadas, así como los niveles de higiene y lo que se desenvuelve en el entorno.

Una de las más recientes en nuestro país ha sido la leptopirosis y sobre ella la doctora Claudia Blanco, infectóloga e internista del Cedimat explica que es una enfermedad zoonótica de potencial epidémico, principalmente después de lluvias fuertes o inundaciones, causada por una bacteria llamada leptospira.

Problema de salud pública

La leptospira interrogans es patogénica para los hombres y los animales, siendo la enfermedad un problema de salud pública humana y veterinaria.

Las numerosas cepas de Leptospira pueden establecer infecciones en una variedad de huéspedes animales que incluye los roe dores, el ganado y otros animales domésticos, mientras que los humanos sirven como huéspedes accidentales. Animales domésticos y silvestres en estado de portador pueden liberar leptospiras intermitentemente por muchos años o hasta durante toda la vida.

En los humanos

“Los seres humanos generalmente adquieren la leptospirosis por contacto directo con la orina de animales infectados o con un ambiente contaminado por orina.

Las leptospiras ingresan por la piel lesionada (raspaduras, rasguños, heridas, úlceras), piel intacta macerada o por el contacto con ojos, boca o nariz. La transmisión de humano a humano es muy rara”, explica la experta.

La doctora Blanco añade que sus síntomas pueden parecerse a varias enfermedades, como la influenza, dengue y otros males hemorrágicos de origen viral; es importante el diagnóstico correcto (clínico y de laboratorio) para evitar casos graves y salvar vidas, principalmente en situaciones de brotes.

La leptospirosis también puede ser un riesgo ocupacional para los que trabajan al aire libre o con animales, por ejemplo, agricultores, trabajadores en alcantarillas, veterinarios y personal militar. También puede ser un riesgo para aquellos que hacen recreación en aguas contaminadas.

Los síntomas de la leptospirosis se pueden presentar entre 2 días y hasta 4 semanas después de haber estado expuesto a las bacterias.

Generalmente, la enfermedad se presenta en cuatro categorías clínicas amplias: una enfermedad leve con los síntomas de tipo gripal; síndrome de Weil, caracterizado por ictericia, falla renal, hemorragia y miocarditis con arritmias; meningitis/meningo encefalitis, y hemorragia pulmonar con falla respiratoria.

Blanco destaca que las características más frecuentes son: fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, mialgia (en particular en el músculo de la pantorrilla), inyección conjuntival, bactericia, vomito, diarrea y dolor abdominal.

Publicidad
Publicidad