Sábado, 22 de septiembre, 2018 | 12:49 pm

Centro Bonó critica comerciantes rechazan a los chinos

http://eldia.com.do/image/article/155/460x390/0/C949DC59-CF3C-46FC-AC38-B263452C5E65.jpeg


Santo Domingo.-El Centro Bonó expresó hoy su preocupación por el manejo que le ha dado la prensa al conflicto entre comerciantes de la avenida Duarte, Villa Consuelo y zonas aledañas y un grupo de chinos a quienes acusan de hacerles una competencia desleal.

Sugirió que controversias comerciales como la que ha dado origen a este conflicto sean resueltas por las vías institucionales y el diálogo entre los actores interesados e involucrados y consideró incorrecto que las controversias económicas entre comerciantes den lugar a conflictos interculturales y alimenten xenofobia que den al traste con la convivencia armoniosa entre los diversos grupos étnicos que enriquecen el país.

“Sugerimos a las autoridades manejar con prudencia y rapidez este tipo de conflictos procurando la concertación de soluciones, razonables y justas, con la participación de todas las partes”, expresó el Centro Bonó a propósito de una manifestación de comerciantes dominicanos de la avenida Duarte en contra de los chinos que, según ellos, los están desplazando de esa zona.

Alertó que actitudes de rechazo contra los chinos podrían radicalizarse y repetirse en el futuro, por lo que recomendó asumir el diálogo y la concertación como vía resolución de conflicto, acudir a los mecanismos institucionales en la solución de las controversias comerciales.

Asimismo, sugirió el reconocimiento y valoración de la diversidad evitando todo tipo de descalificación y xenofobia.

Contrario a quienes promueven el rechazo a la presencia de los comerciantes chinos, el Centro Bonó entiende que se debe potenciar la hospitalidad como un valor que engrandece el sentido de humanidad de los pueblos. 

Cuidar la diversidad cultural

El Centro Bonó destacó que la sociedad dominicana es cada vez más plural, multiétnica, diversa y globalizada, por lo cual la migración ha de entenderse como una expresión de la movilidad humana a todos los rincones del mundo provocada por una diversidad de factores.

Indicó que el tema en cuestión más que un asunto migratorio está relacionado con cuestiones comerciales e institucionales que conciernen a las direcciones generales de Impuestos Internos y de Aduanas  y a los ministerios de Trabajo, Industria y Comercio, Relaciones Exteriores e Interior y Policía, entre otros, y cuya complejidad por ningún motivo o interés ha de ser simplificada.

Precisó que los chinos son el sexto grupo de extranjeros residentes en el país, y quienes por su ingenio y vocación de trabajo, bien podrían ser considerados como una gran escuela de la que tenemos mucho que aprender.

Frente a quienes promueven una campaña “contra el peligro chino”, el Centro Bonó destacó la importancia de la diversidad que caracteriza a la cultura dominicana.

“¡Cuidado con los estadounidenses, con los españoles,  con los puertorriqueños, con los sirio-palestinos, con los haitianos, los cubanos, los venezolanos…! Valoremos la diversidad que ella nos enriquece!”, expresó la entidad.

Aclaró que cuando alerta a tener cuidado con los chinos  lo hace como un llamado a la reflexión a lo que el manejo de esta situación pudiera estar revelando de la forma de entender “nuestra identidad” y el modo de relacionarnos “con los otros”, y advierte que esto puede ser un reflejo  de “una velada, y mal intencionada confusión entre nacionalismo y  xenofobia”.

Ejemplo de esto, resaltó, son algunas frases que se han manejado en los medios de comunicación: “Comerciantes declaran la guerra contra los chinos”,  ”Fuera invasores chinos, “Defendamos hoy para no llorar mañana”, entre otras.

Calificó como muy peligroso el uso de este lenguaje, que alienta la intolerancia y que en vez de abrirse a los demás conlleva a los pueblos a encerrarse.

Ante este tipo de situaciones, propuso fortalecer la bien reputada cultura de hospitalidad de los dominicanos fomentado la convivencia intercultural entre los diversos grupos étnicos que pueblan el país.