Carlos Amarante Baret lamenta que el PLD abandonara debates de ideas

Carlos Amarante Baret entiende que el PLD debe ser un centro de debates de los temas sociales.
JOSÉ DE LEÓN
Carlos Amarante Baret entiende que el PLD debe ser un centro de debates de los temas sociales. JOSÉ DE LEÓN





Santo Domingo.- El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) “no debe girar en torno a un hombre” para evitar que se vea reducido en la participación de futuras elecciones.

Así lo manifestó Carlos Amarante Baret, miembro del Comité Político, quien dijo entiende que debe haber movilidad en el partido oficialista.

El dirigente político dijo que por esa convicción en el año 2006 decidió apoyar las aspiraciones de Danilo Medina, quien al año siguiente se enfrentó al entonces presidente Leonel Fernández por la candidatura presidencial, en la que medio salió derrotado.

“Yo tomé esa decisión a partir del criterio de que al PLD no le puede pasar lo del Partido Reformista, que siempre giró en torno al doctor Joaquín Balaguer; Balaguer envejeció y murió y el partido se ha visto reducido comparándolo con esa gran influencia que tuvo en la sociedad dominicana”, explicó.

Dijo preocuparle que algunos líderes quieran eternizarse, por lo que considera que “debe haber movilidad en el liderazgo político”, pero reconoce que “las cosas hay que ganárselas”.

Manifestó que Medina se sorprendió cuando le manifestó su apoyo al proyecto presidencial en aquel entonces, de lo que asegura no se arrepiente.

Al preguntársele si en la actualidad pudiera plantearse ese pensamiento que aplicó para apoyar a Medina dijo que en su momento lo hará público, ya que como político respetuoso de los lineamientos internos, prefiere no tratar el tema de campaña en este año aunque reconoce que “algunas gentes están hablando sobre ese tema”, y en su condición de funcionario centrarse en los logros del quinto año de gobierno del Mandatario.

Debilidades del PLD

Amarante Baret, quien se inició en la política y en el PLD, siendo un adolescente en Moca, provincia Espaillat, considera que entre las mayores debilidades del del partido oficialista están el abandono al debate de las ideas y no prepararse para pasar de un partido de cuadros a uno de masas.

Entiende que esas situaciones provocaron que algunos de los organismos internos no sean funcionales, y no puedan observar las “alertas rojas” que les advierten “que hay cosas que no andan bien” y descuiden hasta la disciplina.

“El gran pecado del PLD, donde niega a un hombre como Juan Bosch es en haberse convertido en una simple maquinaria electoral”, sustituyendo el debate de las grandes ideas políticas y la educación para dar prioridad a “la búsqueda de posiciones de poderes”.

Reclama al Comité Político reunirse con la periodicidad establecida para enfrentar los “pequeños conatos” que llegan a convertirse en problemas y que permean la disciplina de la organización.

Relevo político

Por ser un abanderado de la movilidad en el partido, Amarante Baret reclama al CP “enviar señales de que la organización está dispuesta a crear las bases para el relevo político”.

Manifestó que se deben abrir espacios de participación a la juventud, porque que en los últimos años ha sido el partido que mayor impacto de jóvenes ha tenido, situación que no se refleja en los estamentos internos.

En ese sentido, dijo que de 623 miembros que tiene el CC del solo ocho tienen menos de 35 años de edad, de los cuales dos fueron electos por el voto popular de las bases del partido, tres porque son diputados y los restantes tres por medio de cuotas, situación que le llama mucho la atención.

Su madre, la motivación para los estudios

Carlos Amarante Baret, un “mocano de pura cepa” como se define, narra que su madre, Ana Antonia Baret, fallecida siendo él muy joven, fue su gran motivación para ir a la escuela.

Define a su madre como una lectora de la Biblia y excelente expositora, que formaba parte del movimiento Juventud Marina, que también expresaba sus simpatías políticas, aunque no militaba en partidos.

“Tengo esa influencia de ella para lo sensible, para lo humano y también para ver el mundo de la política” acotó Amarante Baret.

Para él su padre Adalberto Amarante, quien tiene 81 años de edad, es “un ejemplo de hombre dedicado al trabajo”, y considera que Dios lo ha bendecido con larga vida “un poco compensándome porque mamá se me fue a temprana edad”. Amarante Baret afirma que otra institución que ha tenido mucha influencia en su vida es el Centro Juvenil Don Bosco, de Moca, y el fenecido sacerdote español Juan Miguel Vicente, y considera a esa institución católica como un complemento de su formación familiar, “porque en ese movimiento me vino la inspiración por la cultura”.

1972
Ingresa al Centro Juvenil Don Bosco de Moca.

1974
A los 14 años se inicia en el PLD a través de la Fuerza Estudiantil de Liberación.

1982
Con 22 años se convierte en el primer regidor electo del PLD en Moca.

1990
Es electo Senador por la provincia Espaillat, tenía 30 años de edad.

Por Hillman Pimentel

Publicidad
Publicidad