Domingo, 11 de noviembre, 2018 | 9:12 am

Cabrera Ruiz mató dos personas que dieron informaciones en su contra

Víctimas. Entre los asesinados hay un agente encubierto de la DNCD que identificó propiedades en Casa de Campo.Proceso. Con este caso el imputado tiene dos expedientes abiertos.

info-sicario-pagaban-ii


SANTO DOMINGO.-El sindicado como uno de los principales y más violentos narcotraficantes de la región este del país, Pascual Cabrera Ruiz, estaba realizando una especie de purga contra quienes estaban suministrando informaciones al Ministerio Público para sustentar el proceso judicial que se sigue en su contra o a miembros de su banda que empezaban a actuar fuera de su control.

Los asesinatos de César Alexander Sánchez Ortíz y del agente de la Dirección Nacional de Control de Drogas, José Bienvenido Marte Mercedes, se debieron a que Cabrera Ruiz entendía que ambos ofrecieron informaciones que le perjudicaban.

En el caso de Sánchez Ortíz se trataba de un miembro de la banda que había entrado en disputa con otros integrantes, por lo que se puso en conocimiento de Cabrera Ruiz que éste estaba “dando informaciones de cosas que sabía”, según consta en el expediente depositado por el Ministerio Público de La Romana en contra del capo.

Sánchez Ortíz supuestamente le debía dinero al sicario José Mir Paulino, quien le dio la queja a Rodríguez Cabrera, quien la transmitió a Cabrera Ruiz y le agregó que estaba dando informaciones sobre las operaciones criminales.

El expediente indica que Rodríguez Camacho puso al tanto a Cabrera Ruiz de la situación y éste le ordenó que ejecutara el asesinato de Sánchez Ortíz para que fueran usados como ejecutores del propio José Mir Paulino, además de Robelín Peña Guerrero y Juan Junior González (alias Puñeta), ambos prófugos en la actualidad.

Los sicarios ejecutaron la orden el día 14 de noviembre de 2017.

Según los investigadores, por los casos de asesinatos ordenado por Cabrera Ruiz éste pagaba 20 mil dólares (alrededor de un millón de pesos) que eran entregados por uno de sus lugartenientes, el imputado Juan Ángel Peña Taveras, quien a su vez se lo pagaba a Rodríguez Camacho que era quien reclutaba a los sicarios y ejecutaba los asesinatos.

La otra víctima cuya muerte se le atribuye a Cabrera Ruiz fue la de José Bienvenido Marte Mercedes, quien actuaba como una especie de agente encubierto de la Dirección Nacional de Control de Drogas en el complejo turístico Casa de Campo-Costa Azul.

Este agente fue asesinado el 23 abril por los sicarios Juan o Junior González (Puñeta), José Mir Paulino y D’Angelo Castillo, ya que Cabrera Ruiz se enteró que éste había sido una persona clave para suministrarle a las autoridades informaciones sobre sus propiedades en ese complejo turístico, las cuales habían sido incautadas.

Según el Ministerio Público, “Martes Mercedes fue la persona que procedió a suministrar información al Ministerio Público que llevaba a cabo la investigación por lavado de activos contra Jesús Pascual Cabrera Ruiz y sus relacionados más cercanos.

Las informaciones fueron muy provechosas para la acusación en contra de Cabrera Ruiz y su esposa Claribel Amparo Cabrera”.

En los tribunales

— Medida coerción
El próximo 21 se le conocerá medida de coerción en el Distrito Nacional a 4 de la banda y el 22 se le conocerá, por otro caso, medida de coerción en La Romana a Cabrera Ruiz junto con otras 13 personas.

Más sicariatos de los miembros de la red

A la misma estructura criminal se le atribuye el asesinato de Juan Francisco Piña Mateo (Francis Boutique), ejecutado de un disparo en la cabeza el 27 de marzo de 2018 por una litis con Julio Cabrera Ruiz, hermano del capo.

Los estudios de balísticas en el caso de Francis Boutique indican que un casquillo encontrado en esa escena del crimen fue disparado por la misma arma usada en el atentado contra Lalane Antonio Camacho Castro, el 14 de ese mismo mes, quien logró sobrevivir pese a sufrir varias heridas.

Las autoridades también le atribuyen a Cabrera Ruiz haber contratado a la banda de Rodríguez Camacho para asesinar a Salomón Eusebio Rosario y a Antonio Juan Farías Arbelo (alias El Español) por disputas relacionadas al negocio de narcotráfico.