Jueves, 22 de agosto, 2019 | 9:52 am

Valle Nuevo suple presa Valdesia y Sabana Yegua

Ambas irrigan 836 mil tareas de tierra con cultivos en el sur

16_nacionales_09_1p01


Santo Domingo.-Dos de las presas que reciben aguas de la que se produce en Valle Nuevo, Constanza, sirven para irrigar 836 mil 860 tareas de tierra mediante las cuales se cultivan decenas de productos agrícolas, entre ellos arroz, guineos y plátanos, lo que pone en evidencia la importancia de esta reserva.

Se trata de Valdesia y Sabana Yegua, ambas ubicadas en el sur, que además aportan un porcentaje considerable de la energía hidroeléctrica que se produce en el país.

Sin los cuerpos de agua que nacen en Valle Nuevo sería imposible la operación de estas infraestructuras, que llevan varias décadas suministrando agua y electricidad.

Ubicada en las cercanías del poblado de Sabana Yegua, provincia Azua, la presa del mismo nombre sirve fundamentalmente para irrigar unas 643,126 tareas y colabora en el control de inundaciones.

Esta recibe sus aguas del río Yaque del Sur, que depende del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (Valle Nuevo). Por su parte, Valdesia aporta aguas para el riego Ozama-Nizao, las cuales llegan a unas 193, 734 tareas.

Además, sirve para el suministro del preciado líquido a Santo Domingo, aportando 6.3 metros cúbicos por segundo.
Valdesia, que es considerado uno de los embalses más importantes, recibe las aguas del río Nizao.

A parte de esas dos presas, de Valle Nuevo dependen otras siete cuyas aguas se extienden por distintos puntos del país.

Sequía afectó nivel presas

La sequía que afectó el país durante los últimos años llevó a los principales embalses a operar en niveles críticos, especialmente los que dependen del Parque Nacional Valle Nuevo.

Durante el año 2015, incluso, el suministro de agua en el Gran Santo Domingo se vio afectado por la situación, que fue considerada de crítica en ese entonces por el director del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (Indrhi), Olgo Fernández.

En la actualidad estos embalses están operando de forma normal, aunque se ha evidenciado un descenso en sus niveles en comparación con años anteriores según datos del Indrhi.

Cada día los niveles de las presas son monitoreados para analizar su evolución y prever eventualidades.