Si se quiere se puede

114
Elías Brache

República Dominicana ha realizado una excelente labor vacunando a todos aquellos que viven en su territorio.

Las estadísticas están ahí, hemos constantemente liderado la región en la efectividad de nuestro proceso de vacunación.

Sería mezquino el no reconocer la extraordinaria labor de todos los involucrados desde el Estado en esta tarea, y cómo no hubo reservas algunas cuando se gestionó suplir la República Dominicana de vacunas.

Valido es recordar datos incontrovertidos:

  • Es el Estado, así como un grupo de empresarios, quienes han pagado por las vacunas administradas.
  • En ningún momento se han pagado vacunas que no se hayan recibido.
  • Las vacunas donadas al momento de escribir estas líneas han sido mínimas, y en consecuencia con mucho esfuerzo y sacrificio, de nuestro dinero es que se ha costeado la mayoría de las mismas.
  • La campaña de concientización rindió sus frutos con cientos de miles de vacunados en las últimas horas, permitiendo que en lo adelante se pueda concentrar la vacunación en aplicar segundas dosis.

Todo lo anterior se agrega al siguiente escenario: Un país con bajo nivel educativo, con algunos elementos contribuyendo a la desinformación, y con limitaciones estructurales de nación en desarrollo.

Hay motivos de alegría y de mantener la esperanza, pues en la medida que avancemos en la segunda dosis, vendrán las flexibilizaciones y con ello la tan deseada vuelta a la normalidad.

La lógica indica que esta no será la última vez que nos enfrentemos a una pandemia, y en lo adelante a lo que debemos aspirar es que quienes nos dirigen al igual que ahora, prioricen la salud de cada uno de los dominicanos por encima de los beneficios y conveniencias personales.

Hace apenas meses ese no parecía ser el norte, ojalá no olvidar eso.

Dominicanos, si se quiere se puede.

 

-- publicidad --