Quienes son los “Rabiblancos”; los pobres padres de familia o los prósperos empresarios

Quienes son los “Rabiblancos”; los pobres padres de familia o los prósperos empresarios

Porque: “La realidad tiene límites;

la estupidez no”

 

La vida dicta a los hombres sus

leyes, que no están escritas

en parte alguna.

 Shalojov.-

Bien podría ser, que el hombre se considere en realidad un ser grande, debido entre otras cosas, que hasta se ha sentido con el poder para crear dioses y hacer desaparecer otros tantos, ya que su mente creadora así le hace creer. Pero no hay tal grandeza cuando no ha podido eternizarse en lo material y ya, pasado el tiempo, estamos frente a seres que se consideran como haber logrado un estado de Ser, similar a una divinidad.

Así de fuertes e inexpugnables se han creado castas sociales en nuestro país, los cuales son copistas de leyes y disposiciones, que prácticamente los convierten o llegan a creerse, semidioses. Un amigo, me replicó entre un tono de falsete y risa medio lela, cuando dije esto y que, por demás, por naturaleza, somos dados a querer lo fácil y que sea rápido, pero, obviando que, para matar las malas yerbas, hay que arrancarlas de raíz, no chapearlas, como esos casos vergonzosos de “honorables” y funcionarios malhechores que hacen diabluras y lo que reciben, en tanto cumplen sus penas, es una absurda suspensión de funciones, olvidando que; “perro huevero, aunque le quemen el hocico…”. Y los ejemplos de antes y de ahora, simplemente sobran.

Nos hemos ido desgranando moral, ética e institucionalmente en el camino, donde ya nada nos asombra y todo pasa por algo normal. Es así, como al parecer, hemos llegado a acostumbrarnos a ser impuntuales a cualquier cita u obligación, como si el tener dinero o ser funcionario, les diera licencia de corso para la tardanza. Así parecen pensar, aunque la impuntualidad como tal, constituye una rastrera descortesía.

Es quizás por todo o parte de esto, que muchos nos comportamos como zurdos cerebrales en extremo, algo así como los que a muchos les da por llamar “rosca izquierda”, pero, que si tenemos la cualidad de pensar con una mente fría y ni pensar en una desviación, por más simple que parezca, cuando de resolver un problema se trata y mucho más, cuando es de luchar, en busca de aquello que va en contra de nuestros principios, como esas vagabunderías a las que nos tienen acostumbrados -de un tiempo a esta parte-, un grupo de políticos mafiosos, ya sea por “desacatos” cometidos en nuestra frontera -madrina de tantas malas riquezas-, o como narcos encubiertos, que todo el mundo conoce, porque su disfraz es muy parecido al del legendario Batman.

En base al uso profuso de la polisemia, en sus discursos, nos han manipulado -principalmente a la clase baja-, de una manera tal, que lo lógico lo han convertido en algo absurdo. Son políticos, funcionarios, empresarios y narcos, que han vivido en el borde del abismo por décadas, haciendo y deshaciendo a su antojo, sin que la “ciega” haya recibido ningún aroma de la podredumbre a la cual nos han sometido a vivir.

Constituyendo lo peor, que tampoco hayan pretendido apartarse del desfiladero, ya que han comprado todo tipo de barrera posible, para que la justicia ni los escuche, los vea y mucho menos, los sienta en su accionar, por lo menos, hasta hace unos meses. Les han enseñado a quienes los siguen, que el secreto, no es precisamente el cómo salir del abismo, sino, el cómo no hay que caerse.

Estos señores, se comportan como aquella casta centroamericana, conocida como los “rabiblancos”, descendientes de los que por décadas y décadas ostentaron el poder económico y político, aunque aquí no sé cómo se llaman, ya que en apariencias son grupos diferentes; ¿Las familias pudientes que heredaron todo lo de Trujillo?  ¿Los pobres Padres de Familia y sus manipulaciones de gobernanza o quizás, sean los famosos y ¿Prósperos Empresarios? No lo sé. ¡Sí señor!



Avatar

Rafael Ramírez Ferreira

Etiquetas