Jueves, 22 de agosto, 2019 | 5:54 pm

No podemos servir a dos señores



Temprano en la mañana escudriñando la Biblia, en el capítulo 16 de Lucas, leía acerca de la Parábola de Jesús acerca del Mayordomo Infiel. Esta nos habla de que había un hombre rico que tenía un mayordomo, y éste fue acusado ante él como disipador de sus bienes,  entonces él le abordó diciendo, ¿Qué es esto que oigo acerca de ti? Da cuenta de tu mayordomía, porque ya no podrás más ser mayordomo. Éste al  saberse reprendido y con peligro de perder el empleo,  quiso quedar bien con su jefe,  elevando los ingresos con los cobros de los deudores, pero  a la vez quería asegurar tener las puertas abiertas con estos últimos,  por si tenía que salir de allí.
El mayordomo llamó a cada uno de los deudores y al hacerlo le preguntaba para asegurarse cuánto debía. Al ellos decirle la cantidad, les decía que pusieran una cantidad menor, pués él era quien manejaba las cuentas, a saber: Si debían 100, les decía que pusieran 50 u 80 y así hizo con todos.  Al final quedó bién con los deudores y ante su Señor quedó como el mejor de los mayordomos,   y,  ¨de acuerdo a sus estándares¨,  había logrado asegurar su futuro cualquiera que fuera la situación.
Y dijo Jesús, refiriéndose a esta Parábola ¨porque los hijos de este siglo son más sagaces en el trato con sus semejantes que los hijos de luz¨. ¨Ganad amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando éstas falten, os reciban en las moradas eternas¨.
Jesús hizo alusión a la misma para reiterarnos que Dios no puede ser engañado, pues en su sola potestad esta toda la creación y en esto estamos incluído nosotros, por tanto NO PODEMOS SERVIR A (2) DOS SEÑORES, porque donde esta nuestro tesoro, ahí estaremos acompañándolo en la eternidad.
Esta en nosotros elegir, tenemos libre albedrío, o seguimos a Dios a través de Jesucristo con todos sus mandamientos y nos dejamos permear por el Espíritu Santo, dando frutos de arrepentimiento,  entre ellos  la integridad y el amor al prójimo  o servimos al enemigo de las vidas con todas sus tentaciones, riquezas, atracciones, avaricias, engaños, corrupción, impunidad y todas las demás yerbas aromáticas, pues esta decisión determinará donde pasemos la eternidad..
Este es tu día de tomar partido, solo puedes servir a un (1) solo Señor, pídele a Dios que te revele tus errores ocultos, Esta parábola nos dice claro a que Señor debemos servir para vivir la eternidad con Dios.  Su Palabra en la Biblia nos da las pautas para enfrentar cada circunstancia,
La sociedad y esta generación necesita a gritos hombres y mujeres íntegros y dirigidos por Dios.

Publicidad