La tercera edición de mi libro Cuesta Arriba

55
Rafael Chaljub Mejìa

Si no nos fallan los cálculos, en la semana entrante saldrá de imprenta la tercera edición de Cuesta Arriba, aquel libro mío del cual se hicieron dos ediciones sucesivas en la Editora Taller en 1998 y que desde entonces había descansado tranquilo en espera de otra edición que lo pusiera en movimiento.

Como recordará quien lo haya leído, se trata de un relato de mis vivencias bajo el gobierno balaguerista de los doce años, que se inició en julio de 1966 y terminó en agosto de 1978.

Período intenso durante el cual se aplicó a fondo la política de contra insurgencia que los estrategas de Washington diseñaron para destruir las fuerzas revolucionarias y democráticas cuyo auge había escrito su página más gloriosa en la revolución del 24 de abril de 1965.

La ejecución de esa política se puso en manos del presidente Joaquín Balaguer, quien impúdicamente se ajustó a los dictados de sus amos yanquis y desató una campaña represiva que dejó más muertos que todos los caídos en los últimos tres meses de la revolución de abril.

Todo el movimiento constitucionalista, los partidos opositores y principalmente los de izquierda, fueron tomados como blancos de aquella represión de doce años de permanencia.

Viví mi propia experiencia desde las filas del Movimiento Popular Dominicano –MPD-, víctima por excelencia del régimen y su maquinaria de fuerza.

En Cuesta Arriba narro mis vivencias en aquellos años fatigosos. Emito mis opiniones y hago mis reflexiones, pero el libro es más que otra cosa, un relato llano y sin pretensiones de sentar cátedra sobre nada. Mis memorias personales tan solo.

Esta edición amplía ligeramente algunos pasajes, pero mantiene invariable el contenido de las ediciones anteriores. Trae una portada nueva, diseñada por Wílker Méndez, unos cambios interiores hechos por el diseñador Víctor Vidal y de la impresión se está encargando la Editora Búho.

No habrá ceremonia de presentación ni mucho menos, por estar en tiempos de pandemia y por tratarse de una tercera edición.

De todos modos, la obra quedará a disposición de los lectores y ojalá se interesen por ella los más jóvenes, para que disfruten las cosas del nuevo tiempo, pero sin olvidarse nunca de cómo se luchó por la libertad política y cómo se llamaron o se llaman aún los hombres y mujeres que la hicieron posible, al menos, hasta el nivel en que desde hace ya bastante tiempo la venimos ejerciendo.

-- publicidad --