Martes, 16 de julio, 2019 | 12:16 am

La insensatez domina en el escenario político nacional



La semana pasada escribimos un artículo titulado “El ilusionismo en la política dominicana” en el mismo hacemos alusión al ilimitado ilusionismo político, empresarial y comunicacional que está llevando a muchos ciudadanos a perder el sentido de la realidad política y a perder la capacidad de analizar los distintos escenarios políticos y sociales, siendo una lástima el que algunos políticos, comunicadores y empresarios hayan perdido el sentido de la realidad política nacional y el sentido de su propia realidad personal, evidenciando que ignoran sus propias limitaciones políticas, y sus limitaciones intelectuales, hoy nos proponemos seguir evaluando varias acciones que dejan mucho que desear de políticos experimentados y algunos aspirantes a políticos.

Dijimos además, que en nuestro país hay una crisis de liderazgo político, de liderazgo religioso, de liderazgo empresarial, y de liderazgo social, sin embargo los últimos acontecimientos que han llamado la atención de toda la prensa nacional, por las indignantes acciones de algunos aspirantes a políticos, y estas indignantes acciones nos causan tanto pánico como si estuviéramos viendo una película de terror, y las preguntas que nos hacemos son las siguientes: ¿Hasta donde están dispuestos a llegar para llamar la atención? ¿Hasta donde están dispuestos a hacer el ridículo para que se les escuche? O ¿Hasta qué punto algunos políticos se van a rebajar por la rivalidad en la contienda partidaria?

Es preocupante ver en los medios de comunicación a dirigentes de un partido político lanzar excremento al edificio de la Suprema Corte de Justicia ubicado en el histórico centro de los héroes, es preocupante ver como algunos aspirantes no cesan en su intención de lograr cabida en alguna organización política, y peor aún fue escuchar un ex convicto narcotraficante decir en las redes sociales que un ex presidente de la república le ha pedido una cita, como si se tratase de algo normal, y realmente no salimos del asombro, y nos cuesta asimilar tan burdas acciones que parecen un montaje de mal gusto, y realmente nos gustaría que fuera un montaje, pero tal parece que es la cruda y fea forma que algunos aspirantes han seleccionado para hacer política, y con estas novedades nos toca levantarnos cada día.

En la actualidad muchos aspirantes se encuentran en el atraso político ante una sociedad que tiene a su alcance la tecnología, y está muy bien informada de los discursos y las prácticas de los ilusionistas, creyendo estar  convenciendo a la población, cuando en realidad no se han convencido ellos mismos, y podemos juzgar por sus múltiples errores, que van en contra de las buenas costumbres, los ilusionistas han olvidado que la política es una ideología que se práctica articulando un discurso apropiado, que coincida con las acciones y los intereses de los ciudadanos, sin embargo, les está ganando la insensatez causada por la incapacidad de conceptualizar para lograr el anhelo de calar en los sentimientos de los ciudadanos, y los coloca muy lejos de alcanzar el éxito en una contienda electoral.

Es necesario reflexionar sobre el escenario político actual, con una mirada al escenario político del pasado, y es preciso conocer el accionar de esos líderes del pasado, escuchar sus discursos y tomar de ellos los conceptos que les permitan a los actuales actores políticos reorientar el camino hacia la ideología, para que puedan competir con decencia y dignidad, con argumentos válidos y con una ideología definida, y no ser motivo de vergüenza para esta sociedad que está esperando un cambio en la forma de hacer política, y no continuar con esa mala práctica atrasada e inútil, que los conduce al deterioro moral y al desgaste de su propia imagen frente a los ciudadanos que nos preguntamos, si es la insensatez que domina y lidera en el escenario político nacional.

Publicidad