Domingo, 24 de marzo, 2019 | 9:07 pm

¡El país avanza!..



Escucho con frecuencia a los promotores del Gobierno (funcionarios y bocinas) resaltar los avances que ha tenido el país en los últimos años, el fabuloso “crecimiento” económico y la “solidez” de nuestra economía.

Hay cosas que desde lejos parecen chocolate, pero cuando las miramos de cerca, y sentimos su fétido olor nos damos cuenta que es algo muy diferente.

Los numeritos que presenta el Gobierno parecerían indicar que nuestro país va por buen rumbo, pero cuando analizamos más a fondo, vemos las cascaritas de habichuela.

No podemos negar que la economía ha crecido, los números están ahí, pero la deuda crece a un ritmo tres veces más rápido, y esos números también están ahí.

Recientemente Danilo Medina envió a “su” Congreso un proyecto de ley que le autorizaría a emitir bonos soberanos (se llaman así porque ponen la soberanía nacional como garantía) por más de ciento noventa mil millones de pesos (190,000,000,000.00).

Para llenar el hoyo que abre la corrupción y el clientelismo, el cual crece cada año. Y claro, un Congreso completamente servil está listo para meternos esa puñalada.

El dólar se ha mantenido “estable”, pero no hay dólares en los bancos. Comprar dos mil es casi misión imposible. Lo que evidencia la realidad de una tasa ficticia, mantenida a la fuerza por el Banco Central. Me dicen los que saben, que estamos ante una bomba que explotará en cualquier momento, haciendo que el peso dominicano se desplome de golpe.

Es inconcebible que en una economía deficitaria como la nuestra, con una balanza comercial tan negativa (importamos mucho más de lo que exportamos), la moneda nacional se mantenga estable.

Eso solo cabe en la retorcida mente de economistas inescrupulosos y gobernantes irresponsables (por no decir otra cosa).

Nos están llevando como vacas al matadero. Vamos rumbo a un precipicio económico, hacia una catástrofe de consecuencias impredecibles e incalculables. Ya estamos mal, pero si no despertamos rápido vamos a estar mucho peor.

Publicidad