Lunes, 16 de septiembre, 2019 | 4:03 am

Desempleo es miseria



Los representantes de los trabajadores, CASC, CNTD y CNUS tienen razón al creer que el crecimiento económico no ha cerrado la brecha entre ricos y pobres porque hay muchos salarios muy bajos.

Pero se equivocan al atribuir a la voluntad de los empleadores ese bajo precio del trabajo.

Los representantes empresariales pagan sueldos y demás prestaciones muy superiores a las exigencias legales. ¿Pueden decir lo mismo sindicalistas con empresas como por ejemplo los transportistas? Lo más efectivo para aumentar los ingresos de los trabajadores es disminuir el desempleo, pues al hacerse más escasa la mano de obra mayor precio merece, como cualquier otro insumo de la producción.

Mientras los sindicalistas sigan propugnando por políticas que encarecen artificialmente el precio del trabajo, que no es solo el salario, más difícil será generar más empleo y por tanto cerrar la brecha entre pobres y ricos.

El enemigo es el desempleo. Creer, como dijeron ayer, que los empleadores proponen argucias clasificatorias para pagar menos salarios, demuestra un enorme desconocimiento y desconfianza. Así imposibilitan cualquier entendimiento.

Publicidad