Jueves, 21 de febrero, 2019 | 12:05 am

Cuba a la final de la Serie del Caribe por mejor promedio de carreras

Cuba, Venezuela y México terminaron con marca de 2-2

Danel Castro de los Leñeros de Las Tunas  al anotar una carrera ante los Charros de Jalisco de México en la Serie del Caribe en Panamá. (AP Foto/Arnulfo Franco)
Danel Castro de los Leñeros de Las Tunas al anotar una carrera ante los Charros de Jalisco de México en la Serie del Caribe en Panamá. (AP Foto/Arnulfo Franco)


Cuba, Venezuela y México terminaron con marca de 2-2, pero el equipo cubano Leñadores de Las Tunas finalizó con mejor promedio de carreras.

Venezuela, con los Cardenales de Lara, se va a casa sin el título con el que querían dar un momento de alegría a la afición venezolana que llegó a respaldar en masa y entusiasta al estadio Rod Carew.

El Lara cuya ciudad Barquisimeto había perdido la sede de la serie por la crisis política venezolana siguió sin alcanzar un título caribeño.

Cuba, por su parte, accedió a otra final del torneo en Panamá, un escenario que le asienta a los cubanos, que salieron campeones las tres veces que este país albergó la serie. Leones del Habana se coronaron aquí en 1953 y Elefantes de Cienfuegos, en 1956 y 1960.

“Es la cuarta final y puede ser la cuarta victoria de manera consecutiva jugando en Panamá como la sede”, dijo a The Associated Press el piloto de Cuba, Pablo Civil. “Las Tunas, un equipo que por primera vez queda campeón en la serie nacional cubana, va a la final”.

Venezuela pagó caro su falta de bateo oportuno a lo largo del partido y que quedó en evidencia desde el mismo primer capítulo, en que llenó las bases sin outs, pero no anotó ninguna carrera.

Cuba fabricó sus dos primeras en la baja del tercero. Con dos afuera, Despaigne impulsó a Yuniesky Larduet con imparable y el propio cuarto bate marcó la segunda, gracias a un descontrol del abridor Raúl Rivero y de su relevo en ese episodio Alexis Rivero, que otorgaron tres bases por bolas seguidas. Larduet marcó la otra carrera en la sexta, también con dos outs. Se fue en robo desde segunda a la tercera y el receptor Juan Apodaca tiró mal a la antesala.

El partido se detuvo en la baja del quinto, cuando un foul del cubano Yordanis Samón pegó en la máscara del árbitro Domingo Polanco, que debió ser sustituido. Luego Samón sacó línea que dio en el tobillo de Ricardo Gómez el cuarto lanzador que utilizaba a esas alturas Venezuela que también se fue lesionado.

En tanto, la afición venezolana, con tambores y cornetas, volvió a corear en las tribunas “Guaidó, Guaidó, Guaidó”, en alusión al líder opositor venezolano Juan Guaidó, quien se autoproclamó presidente interino hace dos semanas en la convulsionada nación sudamericana.

Lázaro Blanco (2-0), quien cubrió cinco episodios sin permitir carreras y fue respaldado por cuatro relevistas, se acreditó el triunfo. Segundo juego salvado para Raidel Martínez en la serie. Raúl Rivero (0-1) lo perdió. Despaigne se fue de 4-1, con una producida y una anotada. Ambos equipos conectaron ocho imparables.