Sábado, 25 de mayo, 2019 | 12:04 am

Cientos protestan en Estados Unidos contra la separación de los inmigrantes


Motivación. Expresan malestar por la política antiinmigratoria del presidente Trump. Apoyo. También participaron niños.

Los manifestantes llevaron diversas pancartas. AP
Los manifestantes llevaron diversas pancartas. AP


TEXAS, ESTADOS UNIDOS.- Cientos de personas protestaron ayer frente a la corte federal de Bronswville (Texas, Estados Unidos), junto a la frontera con México, contra la política de “tolerancia cero” del Gobierno y ante el incumplimiento de la prohibición de la separación familiar decidida la semana pasada.

En una jornada marcada por el calor, con temperaturas cercanas a los 40 grados, numerosas organizaciones reunieron a cientos de personas, incluidos niños, para expresar su malestar por la política antiinmigratoria del Gobierno de Donald Trump. Los carteles dieron colorido a la concentración con mensajes como “Las familias deben permanecer juntas”, “Trump es el único al que deportar” o “¿Será mi hijo el siguiente?”.

Este es el caso de María Guadalupe González, vecina de la ciudad que acudió como voluntaria con su nieto para “apoyar a las personas que tienen a sus niños presos”. Para ella, según comentó, las acciones de la Administración no son dignas de “seres humanos”.

“No creo que sea justo, no me gustaría pasar por ello, esos niños son como yo y no han hecho nada malo para estar en una cárcel”, expresó Danilo, de 9 años, que como su abuela llevaba una camiseta reivindicativa. En las últimas semanas, las medidas aplicadas por Trump incrementaron la tensión en la frontera entre Estados Unidos y México con el aumento de las redadas y la imputación de cargos penales a los inmigrantes irregulares, lo que provocó que más de 2,300 menores fueran separados de sus familias.

La semana pasada, Trump firmó una orden ejecutiva para acabar con la separación de las familias, en la que no se hacía referencia ni al proceso de reunifación de las ya separadas ni al final de la presión policial. Ante esta situación, la directora regional de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), Astrid Domínguez, lamentó que la frontera sea tratada como “una zona de guerra”. Y advirtió a los políticos que “finalmente” todos los elementos de la sociedad están unidos para acabar con esta “injusticia”.

La unión del pueblo fue uno de los mensajes más repetidos por los portavoces de las organizaciones en defensa de los derechos de los inmigrantes que participaron en la protesta.